Destinos

Dubái, una megaurbe para recorrer de un vistazo

En medio del desierto, entre rascacielos imposibles y obras faraónicas, el pequeño emirato es una capital para el lujo y los negocios

Panorámica de Dubái desde la torre Khalifa con el lago artificial.
Panorámica de Dubái desde la torre Khalifa con el lago artificial.

Nada en Dubái parece dejado al azar y todo en este pequeño emirato del Golfo Pérsico se concibe en términos superlativos. Colosal es su arquitectura, formidables son sus rascacielos y titánicas sus infraestructuras y obras de ingeniería que le ganan espacio al mar y al desierto de Arabia.

En poco más de 50 años, Dubái, uno de los siete emiratos que forman los Emiratos Árabes Unidos (EAU), ha pasado de ser un pueblo de nómadas, pescadores y comerciantes de perlas a convertirse en una pujante economía al abrigo de los dividendos que deja el petróleo y en un destino turístico al alza donde el lujo y los negocios se dan la mano. Convertido en escala ineludible de cruceros y vuelos hacia Asia, estos son algunos de los atractivos que no se puede perder en una visita rápida a su capital.

Dubái, una megaurbe para recorrer de un vistazo

Burj Khalifa es el edificio más alto del mundo con 828 metros de altura y uno de los más emblemáticos. Tiene dos miradores para contemplar la ciudad: uno en la planta 124 y otro en la 148, que a 555 metros de altura es también el más alto del mundo. Al lado de la imponente torre hay un gran lago artificial con la llamada Fuente de Dubái, otra de las atracciones del emirato y un remedo de las fuentes del hotel Bellagio de Las Vegas. Todo un espectáculo de agua.

En la misma área está el famoso centro comercial Dubai Mall también el más grande y transitado del planeta.

En sus 111 hectáreas de extensión hay más de 1.200 tiendas a medida de todos los bolsillos, desde las grandes firmas internacionales como Dior, Chanel, Louis Vuitton o Dolce & Gabbana, hasta cadenas internacionales como Zara. En la planta baja destacan las joyerías y tiendas de oro y un gran acuario.

Burj Al Arab, esta torre con forma de vela y construida sobre una isla artificial, es uno de los edificios más fotografiados del mundo y el único hotel siete estrellas sobre la Tierra. A 280 m de la costa y a 321 de altura, todas sus habitaciones son suites y para visitarlo es necesario reservar.

Interior del centro comercial Dubai Mall.
Interior del centro comercial Dubai Mall.

En otra isla artificial está uno de los espectaculares y suntuosos hoteles de Dubái, el Atlantis Palm –donde se alojaban las chicas de la serie Sexo en Nueva York–, que incluye un parque acuático.
Precisamente, la Palmera Jumeirah, donde se ubica el Altlantis, es uno de los atractivos turísticos del emirato. Una imponente obra de ingeniería formada por islas artificiales con forma de palmera, visible desde el espacio. La mejor forma de contemplarla es en helicóptero.

The World, otra construcción faraónica solo posible en Dubái e igual de singular o extravagante que la Palmera. The World es un archipiélago artificial formado por 300 islas que imitan un enorme mapamundi. Un reclamo residencial para grandes fortunas que aún no está terminado ni habitado.

Guía para el viajero

Dubái, una megaurbe para recorrer de un vistazo

Cómo ir. Emirates, la aerolínea nacional de Dubái, tiene dos vuelos directos diarios desde Madrid y Barcelona con la posibilidad de volar en el A380, el avión de pasajeros más grande del mundo y en tres clases. Economy (desde 449 euros), Business y First. En las tres disfrutará de un excelente servicio a bordo, una impresionante oferta de entretenimiento y Wifi durante el vuelo.

El Zoco del Oro. Es el mercado en el que se concentran la mayor parte de las joyerías de Dubái y todos los escaparates exhiben sus colecciones de oro. Hay más de 300 tiendas bajo techo, donde encontrará todo tipo de piezas talladas finamente o joyas de lo más barroco o de dudoso gusto como una bota de fútbol o un anillo de dimensiones colosales.

Safari por el desierto. La mayoría de los hoteles ofrecen la posibilidad de contratar excursiones al desierto. En general, emplean vehículos todoterreno o 4x4 para recorrer las bonitas dunas. Algunas incluyen ver atardecer, cena con espectáculo y/o paseo en camello.

Normas