Entrevista

Luis Buceta (Gesascalá): “El nivel de la Bolsa es exagerado respecto a la situación de fondo”

El experto avisa que los mercados dependen casi al completo de los bancos centrales

Luis Buceta, director de inversiones de la gestora de Banco Alcalá.
Luis Buceta, director de inversiones de la gestora de Banco Alcalá.

Con más de 15 años de experiencia, Luis Buceta, desde enero de 2016 director de inversiones de la gestora de Banco Alcalá –con unos 430 millones de euros bajo gestión en fondos y sicavs–, avisa de que el mercado está pasándose de frenada con las últimas alzas. El directivo, procedente de BNP Paribas Wealth Management, donde era director de inversiones en Bolsa, señala que los mercados de renta fija y variable están dopados por los bancos centrales y que cualquier duda puede derivar en una avalancha de ventas. Advierte que ni las Bolsas europeas ni las estadounidenses están baratas y que para encontrar oportunidades hay que buscar a conciencia.

Pregunta. La curva de tipos se ha normalizado tras la decisión del BCE y los bancos han recuperado en Bolsa. ¿Qué descuenta el mercado?

Respuesta. El mercado está descontando el cambio a una política expansiva que tome el relevo a la monetaria consiga que la inflación tome fuerza. Esto viene muy bien al sector financiero y a los más dependientes del ciclo económico.

P. El Ibex ronda máximos anuales, ¿seguirá al alza?

“La receta de la austeridad ha terminado de forma definitiva”

R. El nivel de complacencia es exagerado respecto a la situación de fondo. La probabilidad de que la economía estadounidense se ralentice o entre en recesión es razonablemente alta, aunque puede que se retrase algo con las medidas que pretenden implementar Trump. Aun así, existen más riesgos.

P. ¿Cuáles son?

R. En la renta fija, el de liquidez. Los bancos centrales han complicado comprar bonos soberanos y buena parte de los corporativos. China es otro factor de riesgo, con una economía que afronta el paso de estar centrada en inversiones y exportaciones a orientarse hacia el consumo y la demanda doméstica. Todo ello, aderezado con un exceso de deuda y un sistema financiero sobre el que hasta el Banco Internacional de Pagos ha alertado respecto a su sostenibilidad. Además, si los tipos a largo plazo siguen al alza, se pueden poner en cuestión los múltiplos a los que cotizan algunos mercados o sectores.

P. ¿Cómo afectaría una retirada de estímulos en la zona euro?

R. En el momento en que se dude de la eficacia de los bancos centrales, puede haber una venta forzada agresiva en un universo en el que la liquidez es bastante limitada. Los precios de la renta fija caerían y además tendría gran repercusión en la renta variable, que es lo más líquido. En cualquier caso, este es un riesgo que el BCE monitorizará muy de cerca para evitarlo. Si la retirada es ordenada, no tiene por qué ser tan negativa, pero es francamente difícil que se logre.

P. Las expectativas de inflación se han disparado en EEUU con la victoria de Trump. La Fed subió los tipos el miércoles y amplía de dos a tres las previsiones de alzas para 2017. ¿Se ha acabado la austeridad?

R. Definitivamente. Los grandes países están diciendo que van a meter gasolina en la economía con la expansión fiscal, y esto tiene un efecto multiplicador sobre el PIB, especialmente a muy corto plazo. Y en una economía como la americana, con tasa de paro en mínimos y en una etapa del ciclo económico muy avanzada, puede presionar considerablemente al alza la inflación. Pero tengo mis dudas sobre la bondad a medio plazo. Si fuera la panacea, ¿por qué no lo han hecho antes? Los niveles de deuda a nivel agregado siguen siendo los mismos.

P. ¿Cómo afecta al mercado la política, con los partidos populistas ahora en la primera línea?

R. En el fondo, es una consecuencia de la situación que arrastramos desde el año 2008. La crisis se ha traducido en el ascenso de ciertos partidos políticos y en la debilidad de algunos gobiernos. Esto es fruto de las políticas monetarias expansivas, que han revaluado varios activos. Esto ha beneficiado a los dueños de esos activos, que son entre el 2% y el 3% de la población mundial: los más ricos. El resto continúa con grandes problemas.

P. ¿Cuál es su estrategia para 2017?

R. La principal misión de Banco Alcalá, como banca privada que es, es la preservación de capital. Es necesario ser muy selectivos, y nosotros podemos serlo, frente a la gente que no se puede separar del índice. Aquí tenemos la capacidad de poder decir que no a ciertos sectores.

P. ¿Qué sectores tiene Gesascalá en la diana y cuáles tiene tachados?

R. Quiero modelos de negocio robustos y con balances sólidos en los que la deuda no sea un problema. En general, las compañías y sectores que me gustan suelen pertenecer a oligopolios, en los que las barreras de entrada son muy altas. Tienen márgenes altos, retornos sobre su capital elevados y generan mucha caja.

Valores en cartera para ganar en 2017

Gesascalá pilota 31 sicavs con un patrimonio conjunto de unos 322 millones de euros y 13 fondos de inversión con más de 100 millones de euros a cierre de noviembre, según Inverco. La comercialización en la mayor parte de los casos es directa, sin ningún otro intermediario. Luis Buceta, su director de inversiones, revela que los valores españoles que tiene en cartera son Meliá, Ence, Applus+, Almirall, Ferrovial, “una compañía fantástica y que se beneficiará de la previsible expansión fiscal”, y Merlin. Esta última, una socimi ,ha estado penalizada por la situación política en España y, ante la avalancha de salidas a Bolsa de este tipo de vehículos, señala que el sector está poco representado y que es lógico que las empresas del sector vuelvan, como Neinor, antigua promotora de Kutxabank, que quiere debutar en 2017.

Buceta también ha entrado en un bono de OHL, “una compañía con activos razonablemente líquidos y de gran calidad”. Otros valores que destaca son Airbus, “que forma un duopolio [con Boeing], que lo ha estado pasando mal por las provisiones (...), pero que tiene detrás un crecimiento del tráfico aéreo que se va a doblar en los próximos 10 años”, la teleco finlandesa Nokia, el fabricante de trenes francés Alstom, la compañía gala de materiales de construcción Saint-Gobain, la farmacéutica Shire, dedicada a los negocios de plasma sanguíneo y de enfermedades raras, las también farmacéuticas Novo Nordisk y Gilead y el gigante tecnológico Apple.

Normas
Entra en El País para participar