Relevo en la Casa Blanca

Quién es quién en el equipo económico de Trump

Pese a su retórica contra las elites, el presidente electo confía en las altas finanzas para dirigir su política económica

equipo económico de Trump
Steven Mnuchin, ayer en la Torre Trump, en Nueva York. REUTERS

Por más que la retórica de Donald Trump apele constantemente al estadounidense medio frente al poder de las elites, ha elegido para liderar su equipo económico a veteranos de Wall Street. Steven Mnuchin, de 53 años, será secretario del Tesoro, según ha confirmado él mismo en televisión. Poco conocido hasta su trabajo como captador de fondos para la campaña de Trump, Mnuchin fue ejecutivo de Goldman Sachs durante más de 15 años antes de fundar un hedge fund. El conocido inversor Wilbur Ross será secretario de comercio.

 Mnuchin será el tercer ex Goldman en llevar el Tesoro en menos de 10 años, y es un ejemplo casi perfecto de la elite a la que, presuntamente, Trump desprecia. Su padre perteneció al comité ejecutivo de Goldman (antes de dedicarse al mundo del arte), y su hermano pasó por Lehman y Bear Stearns. La familia Mnuchin se benefició del fraude de Madoff y el propio futuro secretario del Tesoro se benefició del crash de las subprime con la compra a precio de derribo del banco californiano Indymac.

Mnuchin pasó 17 años en Goldman antes de establecer el fondo Dune Capital, a través del cual invirtió en varios taquillazos de Hollywood como Avatar, según la tendencia de la industria a captar financiación ajena. Tras comprar en plena catástrofe subprime el banco californianio Indymac por 1.500 millones, lo vendió por más del doble en 2015. Por el camino fue atacado por prácticas abusivas en desahucios de personas hipotecadas por el banco, y ha sido denunciado por discriminación en el trato de este banco con negros y latinos. “Necesitamos un secretario del Tesoro que ponga coto a las prácticas abusivas, no a uno que las lleve a cabo”, señaló el senador Jeff Merkley, miembro del comité bancario del Senado.

Poco se sabe de las preferencias de Mnuchin, que en 2008 financió tanto a Clinton como a Obama antes de cambiar de bando en 2012. De él dependerá la política cambiaria, es decir, si preferirá un dólar fuerte (tradición en su puesto) o si optará por un dólar débil en línea con las ideas proteccionistas de Trump. Por otro lado, si Trump cumple su programa tendrá que lidiar con elevados déficit: el presidente electo quiere gastar un billón de dólares en infraestructuras y bajar impuestos a la vez.

Sobre la ley Dodd-Frank, que restringe la operativa por cuenta propia de la banca comercial y criticada por el establishment republicano, no se ha pronunciado. En paralelo, Gary Cohn, presidente no ejecutivo de Goldman Sachs, podría acabar con un puesto en el Tesoro, en la oficina económica de la Casa Blanca o en la oficina presupuestaria del Congreso.

Wilbur Ross, a Comercio

El importante puesto de secretario de comercio recaerá probablemente en un conocido inversor, Wilbur Ross, de 78 años y responsable de la firma de capital riesgo WL Ross desde 2000. Hasta entonces trabajó en la banca Rothschild. Milmillonario, está especializado en en la compra de activos dañados a precio de saldo. Es un defensor a ultranza de Trump y ha ayudado a definir la postura del presidente electo sobre el libre comercio, atribuyendo a la firma del tratado Nafta (con México y Canadá) y a la entrada de China en la OMC (2001) pérdidas masivas de empleo.

De Ross dependerá, así, la política arancelaria de la primera economía del mundo y las relaciones comerciales con China, país que Estados Unidos podría calificar como manipulador del mercado de divisas. También las decisiones sobre el tratado norteamericano de libre comercio (Nafta) estarán bajo el paraguas de Ross, conocido por su papel en la compra (a precio de derribo) y posterior venta de acerías estadounidenses que después agrupó en International Steel Group y vendió (por ocho veces el precio de compra) a Arcelor Mittal, firma de la que es consejero. En 2015 entró en el capital de Carbures.

Chao, del equipo de Bush, para transportes

Elaine Chao ha sido elegida para ser titular del Departamento de Transporte. Chao fue secretaria de Trabajo durante el gobierno de George W. Bush (2001-2009) y también trabajó como vicesecretaria de Transporte. Cuando fue elegida para ser secretaria de Trabajo, Chao se convirtió en la primera ciudadana estadounidense de origen asiático que llegaba al gobierno de Estados Unidos. “Una inmigrante que llegó a Estados Unidos a los ocho años sin hablar una palabra de inglés, Chao recibió la ciudadanía estadounidense a los 19 años”, recordó el comunicado oficial que da cuenta de este nombramiento. Chao es esposa del senador Mitch McConnell, jefe del Partido Republicano en la cámara alta desde el 3 de enero de 2015.

'Duros' para desmantelar Obamacare

Uno de los pocos congresistas que apoyó abiertamente a Donald Trump durante la campaña electoral y firme opositor de la reforma sanitaria de Barack Obama, el legislador Tom Price estará al frente del Departamento de Salud. Con más de diez años a sus espaldas en el Legislativo, Price lidera actualmente el poderoso Comité de Presupuestos de la Cámara Baja, y ha participado en las propuestas republicanas para sustituir el programa de asistencia sanitaria promovido por Obama. De su departamento dependen los programas de salud para los pobres (de los que se benefician 100 millones de personas), la autoridad farmacéutica FDA o la investigación biomédica. .

 Sin secretario de Estado

El puesto más importante que queda por cubrir en el gabinete de Donald Trump es el de secretario de Estado. Uno de los candidatos es el ex candidato Mitt Romney, que anoche mantuvo una cena de trabajo con Trump. Romney se mostró con una “esperanza creciente” de que Trump “es la persona para dirigir (a EE.UU.) hacia un futuro mejor”. Preguntado por los periodistas sobre su posible designación como secretario de Estado, Romney respondió: “veremos qué sucede”.

Normas