Breakingviews

Demasiada calma en la Bolsa italiana

Los precios no han descontado un posible no en el referéndum del domingo

El primer ministro italiano, Matteo Renzi.
El primer ministro italiano, Matteo Renzi. EFE

Las magulladas acciones y bonos italianos están recuperando algunas pérdidas, a pesar de que el primer ministro Matteo Renzi corre el riesgo de perder el referéndum constitucional del domingo. Por supuesto que los precios son inferiores a los de hace un mes. La prima de riesgo del bono italiano a 10 años es la mayor desde octubre de 2014 y Banca Monte dei Paschi di Siena ha perdido un tercio de su valor desde mediados de mes. El temor es que el rechazo a las reformas en el referéndum haga caer al Gobierno, desencadene una crisis bancaria o lleve al poder al populista Movimiento 5 Estrellas, que quiere que Italia abandone el euro.

La prima de riesgo está lejos de incluir la devaluación que se produciría en caso de salir del euro

Pero los mercados no están descontando el desastre en los precios. Intesa Sanpaolo, el banco más estable de Italia, cotiza a más del 80% de su valor contable tangible, no muy por debajo del francés BNP Paribas. Pocos esperan una crisis bancaria nacional. Ni siquiera los bonos soberanos están en crisis. Casi una quinta parte de los inversores ve a Italia saliendo de la eurozona el próximo año, la mayor cifra desde 2012, según Sentix. La diferencia entre el bono alemán a 10 años y el italiano es inferior al 2%, lejos de descontar la devaluación de la moneda que se produciría en caso de una salida del euro. Supongamos una devaluación del 30% y el diferencial actual compensaría una probabilidad del 6% de que Italia abandonara el euro en un año.

Los mercados pueden estar en lo cierto con su relativo optimismo. Renzi es popular y podría sobrevivir incluso si pierde el referéndum. Si se va, el impasse político podría reproducir la débil coalición izquierda-derecha de 2013. La prima de riesgo entonces fue de 260 puntos básicos: podría no aumentar mucho a pesar del no.

No obstante, volver al statu quo no es una opción. Una derrota de Renzi se vería como un rechazo a su programa y reduciría la posibilidad de que el siguiente Gobierno impulsara reformas. El país está más débil que en 2013: ha soportado tres años más de alto paro y una estancada recuperación. No es la fórmula para una crisis inmediata, pero influye en una mayor prima de riesgo sobre los activos italianos.

Normas
Entra en El País para participar