Breakingviews

El escándalo de Corea podría impulsar reformas

Las sospechas de tráfico de influencias de la presidenta podrían impulsar un cambio en la gobernanza empresarial

Manifestación contra Park Geun-hye, la semana pasada en Seúl.
Manifestación contra Park Geun-hye, la semana pasada en Seúl.

La profunda crisis política de Corea del Sur tiene un lado bueno para los inversores. La ira popular ante el escándalo de corrupción que afecta a la presidenta Park Geun-hye podría hacer que su sucesor se viera obligado a hacer cambios políticos y corporativos.

El escándalo comenzó hace un mes con la publicación de los lazos entre Park y su confidente Choi Soon-sil, y está afectando al sector privado y a los enormes conglomerados –chaebol– que dominan la economía. Según los medios locales, la fiscalía está investigando si grupos como Samsung, Lotte y SK pagaron a fundaciones vinculadas con Choi para ganar el favor del Gobierno. Las oficinas de los tres han sufrido registros.

El índice Kospi, de Seúl, cotiza a menos de 10 veces su beneficio esperado, mientras que el ASX 200 australiano lo hace a más de 15 veces

Las protestas están congregando multitudes que exigen la renuncia de Park, y los políticos están intentando destituirla. Cualquiera que aspire a su puesto puede usar el clamor nacional como munición para las reformas. Una prioridad será probablemente reforzar la gobernanza de las empresas, para ayudar a prevenir el tipo de negocios público-privados en la sombra que se están investigando.

La falta de controles sobre los jefes de las empresas lleva mucho tiempo pesando en la Bolsa. El índice coreano Kospi cotiza a menos de 10 veces su beneficio esperado: el ASX 200 de Australia lo hace a más de 15 veces.

Park y otros candidatos de la campaña presidencial de 2012 propusieron varias reformas corporativas. Sin embargo luego ha habido pocos avances. En la región, solo China, Filipinas e Indonesia están peor según el ranking de la Asociación Asiática de Gobierno Corporativo.

El escándalo puede allanar el camino a una reforma real y amplia. La oposición está presionando para que las compañías tengan consejos de administración más independientes, y los accionistas minoritarios más poder. Las estructuras empresariales, que a menudo implican elaboradas redes de holdings cruzados, también podrían ser mucho más sencillas. Todo ello mejoraría la valoración de Corea S.A.

Normas