Economía colaborativa

BlaBlaCar denuncia a España ante la UE por las sanciones en Madrid

La empresa tecnológica BlaBlaCar denuncia a España por las prácticas administrativas que ha llevado a cabo la Comunidad de Madrid y que han derivado en sanciones contra ella y dos usuarios

BlaBlaCar
Un usuario consulta la web de BlablaCar

La empresa tecnológica de compartir viajes en coche interpuso el lunes por la tarde una denuncia contra España ante la Comisión Europea. La compañía entiende que son contrarias a la legislación europea las prácticas administrativas que ha llevado a cabo la Comunidad de Madrid y que han derivado en tres sanciones para la empresa y dos para usuarios de la compañía.

El director general de BlaBlaCar en España y Portugal, Jaime Rodríguez de Santiago-Concha, avanzó ayer la denuncia en un encuentro con la prensa. Explicó que Comuto SA, matriz de la red social de coche compartido, ha denunciado directamente al Reino de España “porque no hay mecanismos en Europa para demandar a las regiones”.

Además detalló que la compañía considera “vulnerado su derecho a la libre prestación de servicios y su libertad de establecimiento dentro del territorio de la Unión Europea”. Solicita así a la Comisión que adopte “las medidas oportunas para evitar que la Comunidad de Madrid continúe con esas prácticas” e inste “al Estado español a clarificar la legislación aplicable” para que puedan mantener su actividad.

La CE debe nombrar ahora a un instructor, quien a su vez solicitará a las partes información relativa a los expedientes abiertos y la actividad que desarrolla BlaBlaCar en España. La emisión de un dictamen que de respuesta a la denuncia “suele tardar” entre 6 y 18 meses, según BlaBlaCar, que a su vez se reserva la posibilidad de abrir un posterior proceso judicial.

La Comunidad de Madrid abrió un expediente a la empresa, del que se tuvo conocimiento el pasado 17 de octubre, para imponer dos sanciones muy graves por un valor total de 8.000 euros por “facilitar en nombre propio servicios de transporte público de viajeros sin ser previamente titular de una autorización”. Además, le aplicó una sanción grave por importe de 800 euros por “ofertar servicios de transporte público de viajeros sin disponer del título habilitante”. Por otro lado, multó a dos usuarios con 4.001 euros por ofrecer estos servicios en la plataforma, después de inspeccionar los coches en Atocha.

Rodríguez de Santiago-Concha ha asegurado que la actividad que realiza su compañía no se va a ver afectada por las tres sanciones administrativa. Estos tres expedientes abiertos contra Comuto serán recurridos “dentro de los plazos oportunos”.

El director recordó en el encuentro que España es el “único país” con este tipo de restricciones a la actividad que desarrolla BlaBlaCar y a la exigencia sobre los usuarios. Puntualizó que las restricciones son “contrarias a las recomendaciones que recientemente” hizo la CE sobre economía colaborativa.

Normas