Economía colaborativa

BlaBlaCar se enfrenta a su primera sanción europea

Madrid impone a la empresa la primera sanción por ofrecer "transporte público".

La empresa afirma que actuó conforme a la ley y pide una reunión urgente con la Comunidad

BlaBlaCar
Vista de un atasco en la Gran Vía de Madrid. EFE/Archivo EFE

La compañía Comuto Iberia, nombre comercial de la plataforma de coche compartido BlaBlaCar en España, afronta en la Comunidad de Madrid su primera sanción en Europa por no tener “autorización” para ofrecer “un servicio de transporte público”. El director general de Transportes de la Comunidad de Madrid, Pablo Rodríguez Sardinero, ha confirmado a Efe esta información, publicada por el diario ABC.

En concreto, la Comunidad ha impuesto a la compañía dos sanciones muy graves por un valor total de 8.000 euros por “facilitar en nombre propio servicios de transporte público de viajeros sin ser previamente titular de una autorización”. Además, le ha multado con una sanción grave por importe de 800 euros por “ofertar servicios de transporte público de viajeros sin disponer del título habilitante”, informó la misma agencia.

La Comunidad de Madrid interpreta con estas sanciones que la compañía ha vulnerado los artículos 140.2 y 141.7 de la Ley de ordenación de los transportes terrestres, respectivamente. Por otro lado, dos conductores de la empresa también han sido sancionados por el Gobierno regional con 4.000 euros cada uno por no disponer “de ningún título habilitante para ejercer dicho transporte”.

Todas estas sanciones se han producido después de las inspecciones efectuadas por parte de la Comunidad de Madrid a la actividad de Comuto Iberia, que entregó este verano al Gobierno regional la documentación requerida. El director general de Transportes de la Comunidad de Madrid ha comentado que van a seguir inspeccionando a otros conductores y ha advertido a la compañía de que “tendrá que cambiar su metodología si quiere funcionar en España”. “Hasta que España no cambie la ley, su manera de trabajar es ilegal”, ha asegurado.

En una nota enviada por BlaBlaCar a los medios, la compañía explica que ya ha solicitado una reunión con carácter urgente con las autoridades de transport de la Comunidad de Madrid con objeto de aclarar esta situación. La firma francesa asegura que es conocedora de la existencia del procedimiento adminitrativo abierto por la Dirección General de Transportes de la Comunidad contra dos de sus usuarios el pasado mes de agosto, sin embargo, afirma que no ha recibido notificación alguna de la incoación de ningún expediente en su contra.

BlaBlacar defiende en el comunicado que siempre ha colaborado con las autoridades administrativas en todo momento y que siempre ha cumplido "escrupulosamente" la ley vigente en todos los países en los que opera. "En España llevamos operando más de 6 años y ni la compañía ni ninguno de nuestros más de 3 millones de usuarios ha recibido sanción alguna". Tampoco la ha recibido en ninguno de los otros 21 países en los que está presente, subraya.

La empresa de economía colaborativa añade que los usuarios contra los que existe procedimiento administrativo abierto presentaron en su día las correspondientes alegaciones, cumpliendo con los plazos establecidos, manifestando que "no utilizaron la red social de coche compartido para realizar servicios de transporte público de viajeros con ánimo de lucro”.

"BlaBlaCar pudo confirmar que la actividad de los usuarios mencionados cumplía con las normas de la plataforma y, por extensión, con la legislación vigente". Según la compañía, las aportaciones recibidas por los conductores a través de la plataforma no superaron nunca sus costes de desplazamiento, al ser inferiores a 14 céntimos de euro por kilómetro. "Lejos, por ejemplo, de los 28,02 céntimos que establece el Observatorio del Transporte y la Logística en España, dependiente del Ministerio de Fomento, que ha fijado en diversas ocasiones la estructura de costes del transporte privado", destacó la compañía.

Esta recuerda que BlaBlaCar es una red social de viajes en coche compartido. Una plataforma que permite que dos usuarios contactn para realizar desplazamientos compartiendo gastos, sin ánimo de lucro. "No es una empresa de transporte, ni los servicios que presta puedan considerarse una modalidad de transporte terrestre sujeta a la LOTT", insiste. Sobre la actividad de sus usuarios, añade que compartir los gastos de un viaje está previsto en la ley, dentro de la figura de transporte privado particular. "Así, el hecho de que particulares se unan a una red social para conocer gente con la que compartir los gastos de un viaje no es ilegal, y tampoco es una actividad de transporte público de viajeros ni de intermediación a tal fin".

 

Normas