Gastronomía

Después del éxito de Alabaster, llega Ánima

El grupo gallego Amicalia abre un nuevo restaurante en Madrid

Todavía en rodaje, pero que apunta maneras

Alabaster
Sala del restaurante, en la calle Alberto Alcocer.

Está todavía en rodaje, ya que hace apenas un mes que ha abierto, pero apunta maneras. El restaurante Ánima, que ocupa el espacio que durante años acogió a Aldaba, es el penúltimo proyecto del grupo gallego Amicalia, gestores de Alborada, en A Coruña, con una estrella Michelin; del exitoso Alabaster, en Madrid, uno de los que más suenan este año en el runrún de las estrellas Michelin; y de Arallo, una taberna recién inaugurada en la plaza de María Pita en A Coruña, que en breve abrirá sucursal en el madrileño barrio de Chueca.

La carta la firma el director gastronómico del grupo, Iván Domínguez, con un planteamiento clásico, apostando por el producto atlántico, como lo denominan los nuevos representantes de la cocina gallega. Y de los fogones y del día a día se ocupa Óscar Muñoz, hasta hace poco en Alabaster, que borda unas lentejas con foie-gras (18 euros). Magnifico resulta el salpicón de bogavante azul (38 euros), y original es la empanada de harina de maíz con berberechos de Noia (16 euros), que se prepara con el bivalvo entero y se limpia en mesa a la vista del comensal.

Manitas de cerdo rellenas de foie-gras y boletus con alcachofas fritas.
Manitas de cerdo rellenas de foie-gras y boletus con alcachofas fritas.

Para los amantes del guiso, el de salmonete y mejillones de la ría de Arousa es una excelente opción (28 euros), aunque también se ofrece en carta merluza de Celeiro a la gallega o un rodaballo al horno con acelgas (34 euros).

Entre las carnes, sorprenden las manitas de cerdo rellenas de foie-gras y boletus con alcachofas fritas (24 euros). En cambio, al zancarrón de gallo celta con almeja rubia y brócoli le falta un poco de jugosidad. En este apartado ofrecen además paletilla de cabrito (28 euros) o un lomo de raza bovina cachena con patatas y pimientos (36 euros).

En Ánima hay que dejar hueco para el postre, sobre todo para el cremoso flan que sirven con nata (ocho euros). La carta de vinos apuesta por los blancos gallegos y la sala está dirigida por el eficaz Antonio Sayago (Punto MX, Goizeko Wellington).

 

Ánima: Alberto Alcocer, 5. Madrid.

Tel. 913 597 386. www.animarestaurante.com.

Normas