Elecciones EE UU

China confía en que el proteccionismo de Trump no afecte al comercio

El republicano amenazó con fijar aranceles a los bienes chinos

Los expertos no creen que el republicano aplique medidas para frenar las importaciones de productos chinos

Trump
El vicepresidente del gigante chino del comercio electrónico Alibaba, Joe Tsai, da una rueda de prensa en la víspera de celebración del Día del Soltero, en Shenzhen (China). EFE

Una de las mayores incertidumbres que planean en el ámbito económico desde que se confirmó la victoria de Donald Trump es la deriva que tomarán las relaciones comerciales entre la primera y la segunda potencias mundiales. China se mostró confiada hoy en que el intercambio de bienes se mantenga pese al proteccionismo que defiende el líder republicano.

El presidente electo de EE UU, Donald Trump, se había mostrado muy crítico durante la campaña con el gigante asiático: lo acusó de robar empleos estadounidenses, amenazó con poner aranceles a los bienes chinos que EE UU importa y prometió declarar al país como manipulador de divisas, lo que acarrearía sanciones.

De materializar en acciones sus palabras como candidato, el presidente electo estadounidense podría provocar una guerra comercial entre las dos mayores potencias del mundo con graves consecuencias para la economía global, pero las autoridades chinas esperan que prime la moderación para que no se llegue a ese extremo.

“Estamos dispuestos a seguir cooperando con EE UU para promover el beneficio mutuo y unas relaciones económicas y comerciales donde China y EE UU ganen”, aseguró hoy el portavoz del Ministerio de Comercio chino, Shen Danyang, en una rueda de prensa en Pekín. “No importa quién haya sido elegido presidente de EE UU, la realidad de que los intereses comunes de los dos países son mayores que las diferencias no va a cambiar, como tampoco el deseo de las comunidades empresariales de China y EE UU de profundizar la cooperación de beneficio mutuo”, recalcó Shen.

Las apelaciones al proteccionismo de Trump no gustaron en Pekín y los expertos advierten de que, pese a que prefiera no recurrir a ellas, el Gobierno chino tiene “armas” para responder a una posible ofensiva comercial del magnate neoyorquino. La especialista en relaciones China-EE UU del Instituto de Estudios Internacionales de Shanghái Ye Yu explicó hoy a Efe que, si Washington decide poner aranceles a sus importaciones de China, Pekín podría dejar de comprar deuda estadounidense o renunciar a cooperar en terceros países como los de Oriente Medio.

“El tamaño del mercado doméstico chino es el principal recurso para contrarrestar a Trump en caso de que haya una guerra comercial”, señala Ye. Según datos oficiales de ambos países, el volumen de transacciones comerciales bilaterales ascendió en 2015 a cerca de 600.000 millones de dólares (551.470 millones de euros), con una balanza favorable a China de 337.300 millones de euros.

La propuesta de Trump de elevar los gravámenes a los productos que EE UU importa de China del 4,2% actual al 45% reduciría las exportaciones del gigante asiático en 420.000 millones, un 87%, y haría caer su producto interior bruto (PIB) un 4,8%, según una estimación de la firma financiera Daiwa Capital Markets. “Los comentarios de campaña no son las políticas de Gobierno. De hecho, el presidente electo no conseguirá absolutamente nada y creará mucha incertidumbre si aplica su retórica de campaña sobre el comercio con China”, afirmó el portavoz de la Cámara de Comercio de EE UU en China, James Zimmerman, en un comunicado.

“El presidente electo y su equipo se darán cuenta rápidamente de que es importante trabajar con China, dado que nuestras dos economías están más y más integradas y son cada vez más interdependientes”, añade Zimmerman. En este sentido, Zhao Hai, investigador del Instituto de Estrategia Nacional de la Universidad de Tsinghua, apuntó a la existencia de posibles áreas de entendimiento entre los EEUU de Trump y China. “Mucha gente está muy preocupada sobre posibles medidas proteccionistas. Pero hay una base común: incluso aunque Trump acabe yendo en contra del libre comercio, comparte con China la necesidad de acometer reformas económicas. China y Estados Unidos pueden encontrar ahí un punto en común para entenderse”, indicó Zhao.

“China padece las mismas enfermedades sociales: la grieta entre ricos y pobres, el precio de la vivienda... Hay mucha parte negativa de la globalización, y esos síntomas también se sienten en China. Mucha gente en China puede ponerse en la piel del votante americano”, abundó el experto de la Universidad de Tsinghua.

La experta del Instituto de Estudios Internacionales de Shanghái insistió en que con el multimillonario estadounidense hay ante todo incertidumbre, dado su carácter de neófito en la política. “No tendríamos que ser excesivamente pesimistas, porque Trump es un hombre de negocios y actuará con una lógica empresarial, no ideológica. En los negocios se pone el énfasis en los intereses comunes y eso puede ser bueno para China”, anticipó Ye. De hecho, Zhao se mostró de acuerdo con esa línea de pensamiento, y predijo que la experiencia de Trump en los negocios puede ser de ayuda para que logre buenas relaciones con su futuro homólogo chino, Xi Jinping.

 

Seria advertencia de Alibaba al magnate

El vicepresidente ejecutivo del gigante chino del comercio electrónico Alibaba, Joe Tsai, aseguró ayer que el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, “se verá en problemas” si da la espalda al mercado chino.

Trump no podrá “aislar” a Estados Unidos si quiere conseguir crear empleo, consideró Tsai en la ciudad sureña de Shenzhen, en el marco de los eventos que Alibaba prepara para el “Día del Soltero”, la mayor jornada de compras por internet del mundo que comienza hoy 11. “China está creando tres veces más riqueza que EE UU. Se convertirá, y ya lo es, en la mayor fuente de consumidores y de capital de Estados Unidos, así que, si eres el presidente de EE UU, tendrás que prestar mucha atención (a China)”, señaló el vicepresidente de una de las firmas más exitosas del país.

Tsai defendió la globalización como motor de la economía mundial y remarcó la relación que mantengan Pekín y Washington será “crucial” para el mundo entero. En 2014, Alibaba protagonizó la mayor salida a bolsa de la historia de Wall Street.

Normas