Gastronomía

El cava más caro y exclusivo del mundo

Codorníu lanza mil botellas a un precio de 175 euros cada una

El cava más caro y exclusivo del mundo
Sant Sadurní d'Anoia

Se presenta como el cava más valioso del mundo. Es la obra magna de Codorníu, que ha querido conmemorar con Ars Collecta las 456 vendimias que realizó la bodega desde 1551 hasta 2007, año en el que comenzó este proyecto. Se trata de una colección de cinco vinos: Jaume Codorníu, en homenaje al fundador, que sale al mercado a un precio de 35 euros; tres cavas denominados de finca, procedente de otros tantos terrenos (La Fideuera, El Tros Nou y La Pleta), a un precio de 80 euros cada uno; y la joya de la corona, 456, un coupage de uvas de estas tres tierras, con un precio de 175 euros la botella.

Este último es un vino especial, procedente de la añada 2007, la primera con la que arrancó este proyecto, que nace en el Celler Jaume, ubicado de las mismas cavas Codorníu, un lugar especial donde el enólogo de la casa, Bruno Colomer y su equipo, realizan sus trabajos de investigación.

¿Qué hace distinto a este vino? Su origen: tres viñedos diferentes, con uvas procedentes de suelos y zonas climáticas distintos. La finca La Pleta es una pequeña parcela de suelo arcilloso, sobre el que crece un viñedo de uva chardonnay, a 286 metros de altitud y orientada al sudeste.

La parcela La Fideuera está escondida en el Alto Penedés, su suelo es calizo y su uva es la xarel-lo. Por último, El Tras Nou es una viña de pinot noir, ubicada en una de las zonas más frías de la denominación de origen del cava, con suelos de piedra (licorella).

Otro valor añadido son sus cien meses de crianza. El resultado es un cava todavía joven, con recorrido, seco, fresco y complejo, en el que destacan los tonos especiados, flor de naranja y lía fina. Y, por último, su edición limitada: solo saldrán a la venta 1.000 unidades, las 500 restantes quedarán bajo la custodia de la bodega para comprobar el recorrido que todavía puede tener este vino. De los tres cavas de finca se ponen a la venta 300 unidades de cada uno de ellos.

Todo esto es fruto del deseo, según explicó el director del grupo Codorníu Raventós, Javier Pagés, de marcar un punto y aparte en la historia del cava, “y romper con el falso mito de que solo hacen artesanía y calidad las bodegas pequeñas, y que aquellas de dimensiones mayores somos todas iguales”, según comentó durante la presentación, en la que estuvo presente la presidenta, Mar Raventós.

Por su parte, el cava Jaume Codorníu gran reserva cierra la colección, un emblema de la casa desde hace más de 30 años, un homenaje a los orígenes, también en edición limitada y con un coupage de estas tres variedades de uva y de terruño. “Nuestro sueño es seguir siendo líderes en el mundo del cava y del vino de calidad, por ello apostamos por el valor, el origen y la tierra”, explicó Pagés, quien añadió que “es una alta exigencia tener una gran calidad consistente a lo largo de los años y requiere de viñedos propios y de un inmenso respeto por la tierra y el origen”.

El equipo de enología de Codorníu, liderado por Arthur O’Connor, está encargado de realizar una exhaustiva clasificación de los viñedos dentro de las más de 3.000 hectáreas de tierra que posee el grupo. Fruto de ese estudio e identificación de las tierras nace este ambicioso proyecto, la colección Ars Colecta.

Normas