Opinión de los expertos

Las Bolsas, paralizadas hasta las elecciones de EE UU el martes

El avance en los sondeos de Donald Trump ha descolocado a los inversores, que ya daban prácticamente por hecha la victoria de Hillary Clinton

Elecciones Estados Unidos 2016
Figuras de los candidatos a la presidencia Hillary Clinton y Donald Trump son vistos en el escaparate de una tienda de Nueva York. EFE

Ni los resultados empresariales, ni los tipos de la Fed, ni el golpe al brexit, ni el Gobierno en España. Son las inminentes elecciones en Estados Unidos, que se celebran dentro de cuatro días (el 8 de noviembre), las que han eclipsado cualquier otro factor influyente para el mercado.

El avance en los sondeos del candidato republicano, Donal Trump, tras las nuevas investigaciones sobre los correos de la aspirante demócrata, Hillary Clinton, ha descolocado a los inversores, que ya daban prácticamente por hecha la victoria de la ex primera dama. Trump tiene más posibilidades que nunca de ocupar la Casa Blanca (algunos sondeos ya le dan ventaja sobre Clinton) y los nervios se han apoderado de los mercados a uno y otro lado del Atlántico. Las Bolsas descuentan la posible victoria del magnate y acumulan varias de sesiones de pérdidas. Los expertos creen que la incertidumbre continuará hasta que no se conozcan los resultados de los comicios. El VIX, el índice que mide la volatilidad, está en máximos desde el ‘brexit’.

El departamento de análisis de Bankinter señala que “la proximidad de las elecciones en EE UU con unas encuestas muy ajustadas impedirá que las Bolsas reboten. El mercado permanecerá bloqueado hasta el día 8. Y eso, a pesar de que su fondo ha mejorado ante un desenlace del ‘brexit’ posiblemente más suave, una macro aceptablemente buena y unos resultados empresariales batiendo expectativas”.

Impacto en los sectores

Aunque los expertos creen que si gana Trump la renta variable en general no tendrá una reacción positiva, al detalle, habrá sectores que reaccionen mejor a este resultado electoral. Según explican desde Andbank, la victoria de Trump sería peor para las renovables y mejor para las petroleras, las acereras o las farmacéuticas que en el caso de que Clinton fuera elegida presidenta.

Un sector que ganaría con ambos presidentes sería el de Defensa, dado que Clinton “se ha mostrado más agresiva que Obama en cuanto al uso de la fuera militar y Trump apoya claramente la tenencia de armas y ha manifestado claramente su intención de rebajar las restricciones que tiene el sector”, según explica XTB en un informe.

Con respecto al comercio exterior, Trump siempre ha manifestado su oposición al libre comercio y apoya la imposición de fuertes aranceles a los productos procedentes de China para favorecer el consumo de productos nacionales. Clinton ha dejado entrever que podría elevar los aranceles a las exportaciones chinas. Lo cierto es que gane quien gane, las relaciones comerciales con China van a verse alteradas, lo que a juicio de Urones generaría un impacto negativo en la demanda de materias primas.

En el caso de las españolas, Grifols es una de las más expuestas al mercado estadounidense. También OHL, ACS y Ferrovial han aprovechado la crisis del ladrillo en España para aumentar su presencia en territorio estadounidense, señala el informe de XTB. Acerinox y ArcelorMittal generan de media cerca del 30% de sus ventas en EE UU, y entidades como BBVA y Santander cuentan con intereses relevantes en el país.

El S&P500 lleva nueve días consecutivos cayendo –lo que no ocurría desde 1980- y acumula un descenso del 3%. Según Barclays, el índice podría desplomarse entre un 11% y un 13% si gana Trump. Aunque Clinton tampoco genera mucha simpatía, sí se puede decir que es ‘la enemiga favorita’ de Wall Street. Básicamente, se trata de preferir ‘lo menos malo’. El Ibex 35, por su parte, ha retrocedido más de un 4% esta semana.

Desde Renta 4, Eduardo Faus, recuerda que durante las últimas elecciones el cambio de gobierno o continuidad no ha sido un factor determinante en un mejor o peor comportamiento del S&P500. “Se dieron dos reacciones alcistas post elecciones con los gobiernos continuistas de Clinton y Bush que no se dio en la reelección de Obama”, apuntan. En esta ocasión, las medidas que podría adoptar Trump si accede al poder, algunas de ellas muy polémicas, como las restricciones al libre comercio, asustan al mercado.

“La incertidumbre que están generando las elecciones presidenciales estadounidenses creemos que seguirá penalizando a los mercados de renta variable occidentales y abortará cualquier intento de rebote a pesar de los elevados niveles de sobreventa que presentan la mayoría de los índices y muchos valores”, consideran en Link Securities.

El escenario base que maneja Stefan Kreuzkamp, consejero delegado de Deutsche AM, es una victoria de Clinton con un gobierno dividido, dado que “parece probable que los republicanos mantengan la mayoría en la Cámara de Representantes”. De materializarse, “los mercados reaccionarán de forma favorable”, asegura. Y añade que en el mercado de divisas rebotarán aquellas que se están viendo más perjudicadas por el posible triunfo de Trump, como el peso mexicano. En cuando a los mercados de bonos, con Clinton como presidenta se eliminaría una incertidumbre en cuanto a la continuidad de la política monetaria, ya que Janet Yellen, cuyo mandato al frente de la Fed termina en febrero de 2018, sería reelegida.

Desde Ebury señalan que "habrá subida de tipos si gana Clinton y volatilidad y depreciación de las monedas emergentes si se impone Trump".

En Unicredit coinciden en que el resultado más probable sigue siendo un presidente demócrata con, un Congreso republicano y un Senado dividido. Esto significaría otros cuatro años de bloqueo, en los que no podemos esperar grandes iniciativas políticas”.

Tres escenarios posibles

Amundi analiza los tres escenarios posibles que se pueden dar tras los comicios de EE UU. El primero es que Hillary Clinton sea elegida presidenta, mientras que la Cámara de Representantes permanezca bajo control republicano. El Senado, donde se renovará un tercio de los escaños, podría volver a los demócratas. El segundo es que Donald Trump es elegido y obligado a modificar sus propuestas. Y el tercero, que Trump sea elegido y ponga en práctica las políticas anunciadas durante la campaña.Cualquiera que sea la mayoría en las dos Cámaras, los mercados responderán más favorablemente a una victoria de Clinton. La elección de Donald Trump daría lugar a un shock de incertidumbre”, comenta la firma.

Normas
Entra en El País para participar