1 de cada 3 internautas la han usado

Economía colaborativa: ¿Por qué y para qué la utilizamos?

Economía colaborativa: ¿Por qué y para qué la utilizamos?

Ha resultado un ‘boom’ en nuestro país. El concepto de compartir, colaborar y conseguir ahorrar ha marcado un antes y un después a la hora de consumir servicios. Tanto que no son pocas las empresas que han surgido y alcanzado el éxito gracias al concepto de “economía colaborativa”, empresas como por ejemplo BlaBlaCar, Airbnb, HomeAway…

Y es que cada vez son más los que se suman a la utilización de compañías cuyos servicios se basan en la economía colaborativa. Así lo muestran los últimos datos del Panel de Hogares que elabora la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), ya que 1 de cada 3 internautas confiesa utilizar las plataformas de economía colaborativa una vez al año como mínimo.

  • ¿Para qué utilizamos plataformas de economía colaborativa?

Para comprar o alquilar algún producto de segunda mano. Es el principal uso que le dan los usuarios a las plataformas de economía colaborativa (26,9%) según el Panel de Hogares de la CNMC. Plataformas como Wallapop o Vibbo (antes Segunda Mano) son ejemplos de éxito en este campo.

El alojamiento en casas de particulares es el segundo tipo de plataformas más utilizadas por los internautas, y es que se le atribuye el 9,7% del uso. Una opción que además de ser más económica respecto a los alojamientos hoteleros por ejemplo, permite una selección de la ubicación más óptima en función de lo que busques. Entre las plataformas más populares nos podemos encontrar a Airbnb, HomeAway, BeMate, Niumba o Couchsurfing.

Completan el pódium las plataformas destinadas a compartir trayectos en coche, eso sí, entre ciudades (6,4%). En este caso quizás la plataforma más famosa es BlaBlaCar, que recientemente sufrió un revés por parte de la Comunidad de Madrid al interponer multas por ofrecer un servicio de transporte público sin autorización para ello.

En últimos lugares según su uso están las plataformas para la financiación de proyectos (4,4%), las que se refieren a la realización de trabajos y tareas (3,7%) y por último aquellas relativas al transporte urbano (2,2%). Algunos de estos ejemplos podrían ser Cabify, Habitissimo o Comunitae entre otros.

  • ¿Qué nos motiva a usar estas plataformas?

Cada uno –lógicamente- tendrá su motivo, pero el predominante es (como en muchas otras cosas), el precio. El informe muestra cómo hasta para el 70% de los usuarios que este tipo de plataformas tengan un precio más ventajoso es la principal motivación para su uso.

Y es que el precio sin duda es uno de los factores decisivos en cualquier compra, aunque no el único. Según la CNMC el segundo motivo que hace a los usuarios decantarse por la economía colaborativa es el de que se trata de servicios que se adaptan mejor a los usuarios, a sus horarios y a sus necesidades. El tercer motivo que destaca la CNMC es el de que estas plataformas permiten obtener una mayor información sobre el servicio y sobre quién lo oferta, lo que facilita la elección entre distintos de ellos, sobre todo en lo que al alojamiento temporal se refiere (24,4%). Finalmente, el hecho de poder conocer personas nuevas y con intereses similares se encuentra entre una motivación para el 20% de los encuestados.

Parece que las ventajas de la economía colaborativa (menor precio, mayor oferta, potencia la competencia o resultados favorables para el medioambiente) convencen tanto a usuarios como a empresarios y que lejos de haber alcanzado techo, el crecimiento aún puede ser muy grande. Muchos en cambio (generalmente los que se han visto perjudicados a nivel de competencia por este tipo de plataformas) son los que reclaman una mayor regulación.

Normas