Escándalo financiero

“Los políticos de Bankia no quieren perder sus poltronas”

Un inspector del Banco de España aconsejó vender el grupo BFA-Bankia a un banco extranjero en lugar de sacarla a Bolsa

Asumió que los políticos se negarían a perder una fuente de financiación

El expresidente de Bankia Rodrigo Rato el día de la salida a Bolsa de la entidad.
El expresidente de Bankia Rodrigo Rato el día de la salida a Bolsa de la entidad.

El inspector el Banco de España José Antonio Casaus Lara, que según los correos remitidos ahora al juez instructor del caso Bankia, alertó del descalabro que le esperaba a la entidad financiera meses antes de su salida a Bolsa, era consciente de las reticencias políticas a abortar la operación.

Casaus, según los correos a los que ha accedido este diario, advirtió que la salida a Bolsa de Bankia podría suponer “el primer paso para nacionalizar las pérdidas” y sugirió alternativas como la venta del grupo a una entidad financiera “a ser posible extranjero”.

“Otra cosa es que los políticos que gestionan Bankia no quieren explorar esta vía para no perder sus poltronas ni su herramienta de financiación”, advierte Casaus.

El mail, del 8 de abril de 2011, va dirigido al director general de supervisión Pedro Comín y otros responsables del supervisor financiero en la etapa en que estaba gobernador por Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

En aquella época, Bankia estaba presidida por Rodrigo Rato, exvicepresidente económico del Gobierno de Aznar, hoy sentado en el banquillo por la causa que investiga el presunto saqueo de la caja mediante las llamadas tarjetas black.

En otro correo, Casuas alerta de la “cuestionable honradez de los gestores” que “se llevaron un bonus 2009 superior a l que les correspondía gracias a corregir el resultado del ejercicio”.

El inspector del Banco de España también subraya que la entidad cuenta con un “consejo muy politizado y poco profesional”.

Normas