Entrevista

“Tenemos una posición fuerte en deuda de banca europea”

Philippe Berthelot, responsable de crédito de Natixis AM
Philippe Berthelot, responsable de crédito de Natixis AM

El entorno actual de mercado, con un ingente volumen de deuda con rentabilidad negativa, es definitivamente complicado para la inversión en renta fija. Aun así, Philipe Berthelot, responsable de crédito de Natixis AM, considera que hay oportunidades de rentabilidad, aunque sean modestas, y muestra su especial interés por las emisiones de la banca. Advierte en cualquier caso que el inversor debe ir preparándose para un cambio de escenario, en el que de forma muy gradual el BCE irá reduciendo sus estímulos y ajustando su programa de compra de bonos.

La Fed está cerca de volver a subir los tipos de interés y el BCE estudia cómo ajustar su programa de compra de deuda. ¿Debe prepararse el inversor para un nuevo entorno de inversión en la renta fija?

El mundo está cambiando, preparándose para vivir en un entorno de algo más de inflación. El petróleo está subiendo y si se mantiene en los 50 dólares el barril, la inflación de la zona euro se colocará al menos en el 0,5%. Y si sube a los 60 ó 70 dólares el barril, subirá a casi el 1%. La perspectiva de mayor inflación merece revisar estrategias, es un gran cambio que el bund haya pasado a terreno positivo.

¿Cree que está siendo efectiva la política monetaria del BCE? ¿O revisará su programa porque ha ido demasiado lejos en los estímulos?

Es una combinación de ambas cosas. Las rentabilidades negativas están distorsionando los precios de los activos, la forma racional en que invierte la gente. Cuanto más bajos y negativos son los tipos, más se hace necesario asumir un riesgo extra para obtener rentabilidad, en activos en los que quizá no se está familiarizado. Y la banca está haciendo mucho lobby para denunciar una pólítica está haciendo mucho daño a la industria. Draghi sabe que está haciendo mucho daño al sector financiero. Se puede tener un nivel de bajos tipos de interés pero necesitas tener una curva de tipos con mayores rentabilidades. Y por otro lado, la economía de la zona euro se recupera un poco. Lo que haga el BCE debe hacerlo de forma muy correcta y transparente, gradualmente.

¿Qué pueden esperar los inversores del BCE?

El entorno de rentabilidades negativas tiene que parar en los próximos meses porque está creando problemas. Bernanke creó muchas turbulencias en su día cuando anunció el tapering y Draghi quiere evitarlo. Lo que podemos esperar es la extensión del QE de marzo del año próximo a septiembre, lo que podría anunciar en diciembre, y cinco o seis meses después, anunciar el tapering. Creo que los último rumores no son casuales y Draghi está empezando a preparar al mercado a propósito, está lanzando el mensaje para que los inversores no estén en posiciones a largo plazo porque puede ser doloroso. Hemos ido muy lejos en el entorno de rentabilidades negativas.

¿Es momento entonces de vender bonos soberanos europeos?

Definitivamente, el entorno será un poco diferente. No habrá un cambio radical, pero sí algunos cambios. Y aún se puede hacer dinero en bonos de corta duración. Se pueden tener retornos positivos en este contexto de cambios en la zona euro y de alza de tipos en Estados Unidos.

¿Y dónde se puede encontrar aún rentabilidad?

Nuestro fondo de deuda corporativa a corto plazo renta el 2% este año, no es mucho pero es una ganancia en cualquier caso. Nos gustan las compañías de materias primas y vinculadas al petróleo, pero sobre todo la industria financiera. Tenemos mucha exposición en deuda de banca española, no solo de los dos grandes. En Italia en cambio solo nos quedamos con los más grandes, Unicredti e Intesa Sanpaolo.

¿Deuda bancaria europea a pesar del débil negocio y de los problemas de Deutsche Bank?

La inversión en bancos es buena desde todas las perspectivas, han estabilizado sus riesgos, están más regulados. La perspectiva para invertir en bonos de la banca es distinta a la del inversor de Bolsa, que necesita crecimiento, beneficios, dividendo y que sufre la dilución en las ampliaciones de capital. La deuda sénior en cambio es menos arriesgada que la renta variable o los bonos contingentes convertibles (cocos). Tenemos una posición fuerte en banca, lo que importa es estar diversificado. Nuestro fondo tiene algo más del 1% en deuda sénior de Deutsche Bank, que pensamos que sigue siendo un banco solvente pese a la multa en EE UU.

Normas