Breakingviews

Subir el petróleo para continuar con la guerra

Los gastos del conflicto en Yemen le obligarán a reducir la producción de crudo

petróleo
Ataque saudí sobre un camión cisterna de petróleo en Yemen.

Arabia Saudí podría necesitar que subiera el precio del petróleo para mantener su guerra en coalición con otros países árabes en Yemen. Elevar el precio del crudo limitando los suministros puede ser la forma más fácil de prevenir que su aventura militar se convierta en una batalla económica.

Riad ha dicho que el conflicto aumentó en 4.800 millones de euros su ya hinchado presupuesto de defensa y seguridad. Su gasto militar se convirtió el año pasado en el tercero más alto del mundo, por detrás de EE UU y China. Estos costes seguramente sean ya mayores debido a que el conflicto se ha intensificado, a pesar de su intención de reducir los gastos militares globales, que representan una cuarta parte de todo el gasto del país.

Su gasto militar se convirtió el año pasado en el tercero más alto del mundo, por detrás de EEUU y China

Arabia ha apostado fuerte por la campaña militar. Yemen ha sido utilizado tanto como un trampolín por los insurgentes como por Irán para desestabilizar a su principal rival en la región. A pesar de la mala publicidad de los daños colaterales, Arabia y sus aliados han mostrado poca intención de dar marcha atrás.

Pero Riad puede estar perdiendo su batalla económica local. El FMI espera que el PIB aumente un 1,2% este año, frente al 3,5% en 2015. El Gobierno tendrá que luchar por reducir el déficit presupuestario, de 90.000 millones de euros. El petróleo, que representa más de cuatro quintas partes de los ingresos fiscales, es el principal culpable. El crudo se cotiza un 40% por debajo de su media de los últimos cinco años, mientras que el gasto en defensa y seguridad se ha incrementado en un 67%. Un factor importante en el mantenimiento de los precios es la reticencia de Arabia, el mayor exportador del mundo, a reducir la producción y aceptar una disminución de su cuota de mercado.

El reino puede aumentar por un tiempo su endeudamiento en el extranjero y acabar con sus 500.000 millones de euros en reservas de divisas para evitar sacar la bandera blanca en Yemen. Permitir en lugar de eso que suban los precios del petróleo, es probablemente la opción más aceptable.

Normas