Breakingviews

La ventaja de Irán en la OPEP podría ser fugaz

La resistencia de la República Islámica a un acuerdo sobre el petróleo deja a su rival, Arabia Saudí, encallada en unos bajos precios.

Reunión de los representantes de los países que conforman la OPEP en Argelia.
Reunión de los representantes de los países que conforman la OPEP en Argelia.

La tenaz resistencia de Irán a un acuerdo de la OPEP con Arabia Saudí para impulsar los precios del petróleo podría ser contraproducente. La República Islámica es reacia a congelar la producción de petróleo hasta que alcance de nuevo los niveles que tenía antes de las sanciones internacionales. Eso deja a los productores rivales estancados en unos precios bajos. Sin embargo, Irán puede acabar cayendo ante su mayor rival en la región en la carrera de crear una economía más competitiva y eficiente.

Es poco probable que las conversaciones informales entre la Organización de 14 miembros de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en Argelia concluyan con una congelación de la producción, que revertiría un descenso del 53% en los precios del petróleo en los últimos dos años.

La posición de Arabia es más débil, a primera vista, porque su economía es más dependiente del petróleo. Pero el reino ha convertido la adversidad en su ventaja. Los recortes de gastos y la eliminación de algunos subsidios implican que Arabia podría estar mejor cuando los precios se recuperen. Las privatizaciones de activos estatales, como Saudi Aramco y otras empresas podrían recaudar fondos que podrían ir a un nuevo fondo soberano, y el príncipe Mohammed bin Salman ha visitado tanto Estados Unidos como China para fomentar una mayor inversión extranjera.

La reforma de Irán ha sido lenta. Su sistema financiero sigue siendo en gran medida una zona prohibida para los bancos internacionales. La producción de petróleo se ha incrementado en un 19%, pero pocas empresas internacionales han hecho un compromiso firme para invertir o reabrir sus oficinas. Irán podría beneficiarse de reformas para favorecer la privatización y una mayor inversión extranjera. De lo contrario su ventaja resultará fugaz.

Normas