Escenario poselectoral

Sánchez no cede, desafía a los barones y propone batirse en unas primarias

Corresponde al Comité Federal del PSOE decidirá si acepta adelantar el congreso

Podemos rompe la alianza en Castilla-La Mancha con el Gobierno socialista de Page

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el secretario de Organización, César Luna.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el secretario de Organización, César Luna. EFE

Un día después de los malos resultados del PSOE en las elecciones autonómicas de Galicia y el País Vasco, el secretario general de los socialistas ha pasado a la ofensiva y se ha encarado directamente con sus críticos. Pedro Sánchez ha propuesto -y la comisión permanente del partido ha aceptado- la celebración de primarias el 23 de octubre y un congreso federal a principios de diciembre. El secretario general acudirá a la reelección con su proyecto de intentar formar un Gobierno alternativo a Mariano Rajoy. Sánchez emplazó a quienes aseguran que el PSOEno puede gobernar con 85 diputados a que acudan a las primarias y defiendan una abstención del PSOEa favor del PPpara evitar las terceras elecciones.

Madina saca la artillería

El diputado socialista Eduardo Madina ha exigido hoy la asunción de “responsabilidades” por el “inmenso hundimiento electoral” registrado por el partido en los comicios vascos y gallegos de este domingo. Ha reclamado también un 'cambio de rumbo' en la organización -el mismo término que han utilizado los socialistas andaluces este lunes- y ha avisado de que un Congreso Federal ahora aboca a “nuevas elecciones”.

Madina, quien se enfrentó a Pedro Sánchez para hacerse con el liderazgo del partido en julio de 2014, es uno de los alrededor de 300 miembros que integran el máximo órgano entre congresos del partido que se reúne este sábado en Ferraz y que deberá ratificar o no los planes de Sánchez.

El paso dado por Sánchez es un desafío a los dirigentes regionales como la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, o los jefes de los Ejecutivos de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, y Aragón, Javier Lambán, que han rechazado la posibilidad de entablar negociaciones con los partidos independentistas y se han opuesto a la estrategia seguida por Sánchez. Esos mismos dirigentes rechazan la celebración de primarias y critican que se ponga en marcha un debate interno en el mes en el que se decide si España tiene Gobierno o va a terceras elecciones.

“Si nos abstenemos, nos convertimos en una opción subalterna del PPy yo no quiero eso”, insistió ayer Sánchez. En cualquier caso, con la excepción del presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ningún presidente autonómico se ha atrevido a defender abiertamente la abstención del PSOEa favor del PP. El movimiento de Sánchez es una medida de presión para que se posicionen públicamente quienes defienden la opción de la abstención.

Aun así, también es factible que aparezca otras opciones y que Sánchez encuentre contrincantes que no apoyen abiertamente facilitar un gobierno del PP y que, al mismo tiempo, censuren el liderazgo ejercido por Pedro Sánchez.

La celebración de primarias propuesta por Pedro Sánchez debe ser ratificada por el Comité Federal del PSOE que se celebra este sábado y que será especialmente tenso. Ante la pregunta de si dimitirá en el caso de que el órgano del partido, formado por más de 300 personas, rechace la celebración del congreso y las primarias, Sánchez aseguró que no se plantea este escenario.

El PSOE es hoy un partido dividido. El diputado socialista Eduardo Madina, quien se enfrentó a Pedro Sánchez para hacerse con el liderazgo del partido en julio de 2014, reclamó cambios. “Hundimiento electoral inmenso. Deben asumir sus responsabilidades y el PSOE cambiar el rumbo. Un Congreso ahora nos lleva a otras elecciones”, escribió Madina en Twitter.

De hecho, el escenario de unos nuevos comicios gana cada vez más enteros. Sánchez, que ve como su liderazgo cada vez está más debilitado, reclamó que todo el partido se una con el ganador de las primarias. Aseguró que él apoyará la opción que elija la militancia.

Los problemas en el PSOE se multiplican y ayer Podemos anunció que rompe el acuerdo de investidura que aupó al socialista Emiliano García Page a la presidencia de Castilla-La Mancha. Page ha sido uno de los dirigentes más críticos con Sánchez. Podemos niega que lo sucedido en Castilla-La Mancha sea extrapolable a pactos alcanzados en otras comunidades o ayuntamientos.

El PSOE andaluz levanta la voz

Las primeras reacciones a la hoja de ruta de Sánchez no se han hecho esperar. El PSOE andaluz tildó de “torpeza increíble” la posible convocatoria de un congreso del partido “el mismo mes de la posible convocatoria de elecciones”. El secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, aseguró que el partido daría el "el mensaje de que ha tirado la toalla". La mano derecha de Susana Díaz ha pedido públicamente que el PSOE realice un congreso de refundación, una vez se haya formado Gobierno.

El exministro José Blanco, quien fuera el socialista con más poder orgánico en la etapa de Zapatero al frente del PSOE (2000-2012), se ha demostrado "desolado" del resultado electoral. Su nombre sonó como uno de los potenciales candidatos del PSdeG, pero se descartó el pasado mes de marzo. El actual eurodiputado ha pedido una reflexión interna en el partido.

Normas