Datos del Ministerio de Economía

Las exportaciones se frenan y suben al menor ritmo desde 2009

Comercio exterior de España Ampliar foto

El comercio exterior en España vive encerrado en una paradoja. Las cifras de ventas al exterior en los siete primeros meses muestran resultados históricos en las principales variables (exportaciones, saldo comercial o tasa de cobertura), pero al mismo tiempo anticipan que esa escalada sin freno experimentada desde 2009 podría tocar a su fin como consecuencia de la debilidad de la economía mundial.

El déficit comercial es el menor desde 1994 por el derrumbe de las importaciones

Entre enero y julio, las exportaciones españolas superaron los 149.000 millones de euros, lo que supone un tímido avance del 0,5% respecto al mismo período de 2015. Se trata del dato más alto de la serie histórica y al mismo tiempo el crecimiento más bajo registrado por las ventas al exterior desde 2009, lo que muestra el impacto que ha tenido el ajuste de la demanda en nuestros principales compradores. Un deterioro que no se ha hecho visible hasta el mes de julio, en el que el recorte de las exportaciones ha sido de un 9,1% anual, con descensos de dos dígitos en los grandes compradores de Europa, América y Asia.

Pese a ello, el déficit comercial (que mide la diferencia entre las exportaciones y las importaciones) sigue cayendo con fuerza, como consecuencia de que las compras al exterior caen con más fuerza (-2,3% anual entre enero y julio) que las ventas (0,5% anual en el mismo período). De este modo, el saldo negativo se situó en 8.436 millones de euros, el segundo mejor dato de la serie histórica iniciada en 1993, tan solo mejorado por los 6.860 millones registrados en 2013. La tasa de cobertura, que mide el porcentaje de importaciones que se cubren con las exportaciones, subió también hasta el 94,7%, también el valor más alto de la serie con la excepción de 2013.

Las ventas se desploman en todas las grandes economías de la UE, América y Asia

El informe de la Secretaría de Estado de Comercio defiende además que el mal dato de España sigue estando muy por encima de la corrección experimentada por el resto de grandes potencias comerciales. En el resto de los siete grandes países con los que se compara España (Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, EE UU, China y Japón), las exportaciones registran tasas negativas en el acumulado entre enero y julio, mientras que en el caso español el aumento es del 0,5%. Si el análisis se limita al mes de julio, el deterioro es generalizado: las ventas al exterior caen en todos y el retroceso anual de España (9,1%) tan solo es igualado por Francia y empeorado por Alemania (-10%) y Japón (-14%).

Los tres grandes sectores exportadores de España (bienes de equipo, automoción y alimentación, que suman el 55,6% de las ventas al exterior) son los que han sostenido el ritmo de crecimiento en los siete primeros meses de 2016. Especialmente llamativo es el caso de la automoción, con avances anuales del 9,6% en el acumulado hasta julio. Todos ellos, sin embargo, han registrado fuertes caídas en julio, que en el caso del automóvil han sido de un 9,6% negativo. En las nueve categorías que analiza el Ministerio de Economía se han producido caídas de las exportaciones, llegado al máximo de un ajuste de un 20,9% en el caso de las materias primas.

Las exportaciones españolas caen en todos los sectores y los países de destino en julio

La conclusión que se puede extraer del análisis por países es similar. Entre enero y julio, los exportadores españoles se han volcado en los principales socios de la zona euro para sortear los ajustes presupuestarios en algunos emergentes y la recesión en países como Rusia o Brasil. Todo ello ha provocado que el porcentaje de exportaciones hacía países vecinos haya crecido con fuerza. La zona euro concentró el 51,9% de las ventas hasta julio, lo que supone un crecimiento de 1,4 puntos respecto al mismo período de 2015, de 2 puntos respecto a 2014 y de 3,6 puntos respecto a 2013.

Tendencia descendente por tercer año consecutivo

El último informe de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, hecho público el pasado miércoles, abundaba en el deterioro experimentado por los intercambios comerciales como consecuencia del enfriamiento de la economía mundial. El PIB mundial crecerá un 2,3% este año, el menor ritmo desde 2013, con registros débiles tanto en los desarrollados como en los no desarrollados. El PIB de los primeros crecerá un 1,6% mientras que el de los segundos lo hará un 3,8%, un nivel inédito desde 2009.

Y todo ello podría profundizar la tendencia descendente del comercio mundial, iniciada en 2013. Las exportaciones mundiales crecieron un 3,3% anual ese año y a partir de esa fecha empezaron a ralentizarse hasta subir un 2,3% en 2014 y un 1,4% en 2015. En la primera mitad de este año, los datos de la Organización Mundial de Comercio, que engloban a 70 países que suman el 90% del PIB mundial, revelan un ajuste del 5,6% en el primer semestre del año, con un desplome generalizado en todos los países analizados excepto en cuatro (España, Alemania, Suiza y Polonia). De hecho, España es la nación en la que avanzaron a un mayor ritmo las ventas al exterior (2,4% anual), seguida por Alemania (1,58%), Polonia (1,46%) y Suiza (1,4%).

Normas