Breakingviews

La visión eléctrica de Elon Musk ya no convence tanto

El gestor de fondos Jim Chanos continúa criticando el plan del empresario para fusionar Tesla con SolarCity, y parece que los inversores están de acuerdo con él.

Tesla
Elon Musk, fundador y consejero delegado de Tesla

No ha sido el mejor septiembre para Elon Musk. Su compañía de cohetes SpaceX sufrió una dramática explosión a principios de mes. El martes, el gestor de fondos Jim Chanos repitió su desdén por el proyecto de adquisición del empresario de SolarCity, de 1.800 millones de dólares (1.600 millones de euros) por Tesla Motors, de 30.000 millones de dólares. Para colmo, los inversores parecen estar cada vez más convencidos por los argumentos de Chanos en lugar de por la visión de Musk.

Tesla reveló en junio la posible fusión del fabricante de automóviles eléctricos y el instalador de paneles solares. Fue y sigue siendo un movimiento sorprendente. El consejero delegado de Tesla y presidente de SolarCity ve funciones complementarias en una “empresa verticalmente integrada de energía sostenible”. Los inversores pensaron que Tesla fabricaba automóviles y no aplaudieron el acuerdo.

Una vez formalizada la operación, los accionistas parecían suponer que Musk y compañía habían encontrado la forma de superar ambas cuestiones estratégicas y las complejidades introducidas por los roles del empresario en ambas empresas, las relaciones familiares y la escasez de miembros del consejo de administración realmente independientes en SolarCity.

Pero tras un tiempo, más inversores empezaron a apostar que el acuerdo podría no llegar a consumarse. Chanos calcula que la empresa combinada se gastaría 1.000 millones de dólares al trimestre. Según indica, la necesidad constante de capital es un riesgo. Por otra parte, Tesla tiene unos ambiciosos objetivos, sobre todo producir 500.000 vehículos al año en 2018 –casi 10 veces el total del año pasado–.

Los accionistas, que tienen que aprobar el acuerdo, están perdonados por estar divididos entre el respaldo a Musk y las ganas de que Tesla incremente la cantidad de automóviles fabricados sin distracciones antes de embarcarse en cualquier plan mayor. Por ahora, los números sugieren que el último punto de vista va en ascenso.

Normas