Digitalización

Los cinco conceptos digitales que marcarán su negocio

Los procesos que hoy adoptan las empresas serán cosa del pasado en pocos años. Conviene familiarizarse con las nuevas tendencias

Los cinco conceptos digitales que marcarán su negocio

Cuando muchas de las empresas del país siguen adaptándose a un entorno donde lo digital cobra una relevancia crucial, las habilidades que ahora adquieren serán, en poco tiempo, cosa del pasado. Las tendencias y la tecnología avanzan a una velocidad mayor que las organizaciones, y el proceso de digitalización por el que ahora atraviesan será, en breve, apenas una base para otros conceptos y tecnologías que ya están llegando.

El Instituto de la Economía Digital (Icemd), dependiente de la escuela de negocios ESIC, ha encontrado cinco nuevas tendencias que van a tener, según su estudio, un importante peso en los principales sectores empresariales. Según el fundador y presidente de Icemd, Joost Van Nispen, “los cimientos de la nueva economía digital se construyen hoy”. Lo ha hecho a través de la técnica conocida como coolhunting, la identificación de nuevas tendencias emergentes a través de una observación continua de indicios de cambio en todos los sectores, y para su posterior desarrollo económico. Para ello, el Icemd ha contado con la ayuda de la empresa Coolhunting Community, presente en 54 países. Estos son los conceptos con los que debe empezar a familiarizarse.

  • ‘Blockchain’

El mecanismo que estaba detrás del Bitcoin, la moneda virtual tan famosa como no exenta de problemas. Pero, más allá de la controversia, su base tecnológica sí resulta aprovechable. Es el blockchain, un sistema de registro digital, descentralizado y público, basado en transacciones automatizadas y transparentes. Todos los que participan en esa “cadena de bloques”, su traducción al español, reciben una copia de esa transacción, y si el documento original se modifica, todos reciben el aviso, lo que minimiza casi al 100% la posibilidad de falsificación y facilita su verificación. Esto permitiría, además de blindar las operaciones financieras, potenciar, por ejemplo, la extensión de documentos oficiales a través de la red sin peligro de ser falsificados.

Un pobre nivel de desarrollo digital

La presidenta y consejera delegada de Siemens en España, Rosa García, trasladó ayer un mensaje de preocupación por el nivel de desarrollo digital que existe en el país. Según un ránking de la OCDE, España ocupa el puesto número 45 en cuanto a digitalización, pese a ser la 15a economía del mundo.
En un desayuno de trabajo organizado por la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE), García definió esa posición como “una mala noticia”, y urgió a aquellas empresas que comienzan a registrar beneficios después de los años de crisis a invertir en su digitalización, como única forma de ser competitivas ahora y en el futuro. García destacó el dato de que, desde 2001, las grandes empresas han disminuido su inversión en este campo en un 33%, y las pequeñas compañías, un 71%. La máxima ejecutiva de Siemens en España instó a revertir la situación, no solo por la capacidad de la tecnología para ahorrar costes, sino también para generar valor añadido.

  • XaaS

O lo que es lo mismo, Everything as a service, empaquetar varios servicios en uno solo, para que el usuario obtenga aquello que necesita en un instante. Un ejemplo son las aplicaciones de movilidad que proporcionan, en tiempo real, cuál es el mejor itinerario, integrando información de la red de transporte público, estado del tráfico, disponibilidad de bicicletas. Este término ha dado lugar a otros, como el Workspace as a Service (WaaS), soluciones de escritorios virtuales en la nube para que un empleado pueda trabajar, como si estuviera en el ordenador de su oficina, esté donde esté.

  • Digitalizar los sentidos

Las redes sociales han demostrado que la sociedad no tiene reparos en compartir aspectos de su vida a través de internet. Pero esto va más allá. Se trata de analizar la voz y de interpretar la comunicación no verbal, a través del reconocimiento facial. Esto permitiría conocer lo que realmente siente y necesita alguien en un momento determinado. Algo que también plantea dilemas éticos, como reconoce Van Nispen:“¿Podría ser un motivo de despido la expresión facial de un empleado?”, se pregunta.

  • ‘Biohacking’

Es decir, mejorar el cuerpo humano a través de la tecnología, en un ente conectado las 24 horas del día. De los dispositivos vestibles, como los smartwatches, se pasaría a los dispositivos implantables. Un primer paso hacia el transhumanismo, o la idea de que el ser humano tiene en la implantación de tecnología la posibilidad de llegar a experiencias desconocidas.

  • ‘Diversity empowerment’

La inclusión como fortaleza para unas renovadas políticas de recursos humanos en las empresas, que cada vez buscan más diversidad “ya que está demostrado que los equipos con perfiles más diferentes son más innovadores, y están más preparados para ajustarse a los cambios”, explica Van Nispen.

Normas