Productos

Fondos defensivos para blindar su inversión

Gestores de fondos de Mutuactivos (perteneciente al grupo Mutua Madrileña).
Gestores de fondos de Mutuactivos (perteneciente al grupo Mutua Madrileña).

Lo que hace dos años era economía-ficción, hoy es la nueva norma. Los bonos ya no ofrecen tipos de interés positivos sino negativos. Gobiernos y grandes compañías ya no pagan sino que cobran por emitir su deuda y aquellos inversores conservadores que durante años han destinado sus ahorros a la inversión en bonos lo tienen ahora más difícil.

“Los ahorradores deben asumir cuanto antes que la rentabilidad que ofrecen los activos libres de riesgo es cero o negativa. Esta es la situación de normalidad con la que nos encontramos tras años de dar estimulantes y alucinógenos a la economía financiera vía políticas monetarias súper expansivas”, explica gráficamente el director de estrategia y análisis de Profim, José María Luna.

Partiendo de esta premisa, las rentabilidades que pueden obtener los fondos que invierten en bonos son, por definición bajas. Aún así, los expertos señalan algunos productos y estrategias que pueden permitir a las personas poco dispuestas a asumir riesgos batir la rentabilidad media de depósitos y superar la inflación. 

 

1. Corto plazo

Dado que los tipos negativos se han instalado incluso en plazos de inversión relativamente amplios (el bono alemán a 10 años ya está en una tasa del -0,11%), los expertos destacan algunos fondos de inversión especializados en la compra de emisiones a corto plazo.

Christian Rouquerol, director de ventas para Iberia de Natixis Global AM, recomienda apostar por “fondos que inviertan en bonos corporativos de alta calidad crediticia, denominados en euros y de plazos cortos, menos afectados cuando se produzcan movimientos de tipos de interés.

En concreto, este especialista destaca la buena evolución del Natixis Euro Short Term Credit. “Con el fin de optimizar la rentabilidad, este producto tomar posiciones ajenas a las del índice de referencia, invirtiendo en bonos de alto rendimiento y activos titulizados, hasta un máximo de un 15% de la cartera”. Dentro de sus criterios de diversificación, el fondo siempre tendrá al menos 70-120 emisores en al menos 10 sectores.

Este producto tiene el prestigio de contar con cuatro estrellas Morningstar y en lo que va de año ha conseguido rentar un notable 1,5%.

Dentro de las emisiones a corto plazo, otra opción es ampliar el espectro y buscar bonos de todo el mundo. José María Luna, de Profim, recomienda el fondo Carmignac Securité, un clásico del sector. “Este producto presenta una gestión flexible de su cartera, por calidad crediticia del emisor, vencimiento medio de la cartera, gestión activa sobre diferentes curvas de tipos… pero siempre cubriendo riesgo divisas a euro”, apunta el experto.

La estrategia, que tiene el aval de más de 17 años de trayectoria, ha conseguido rentar más del 2% en lo que va de ejercicio, y su rendimiento medio anual en a lo largo de la última década ha sido del 3,29%.

De los fondos españoles, Luna destaca Cartesio X, un producto mixto de renta fija de carácter defensivo y centrado en Europa. La gestora de este fondo es la única española que cuenta con la distinción oro de Morningstar, por su trayectoria y solidez. En lo que va de ejercicio ha logrado un rendimiento del 1%.

“La forma de encontrar valor en los productos de renta fija de ultra-corto plazo es que haya una gestión activa”, explica David Ardura, subdirector de gestión de Gesconsult. La estrategia de la gestora en el fondo Gesconsult Corto Plazo, ha logrado una rentabilidad de 0,44% en lo que va de año. “Este fondo se apoya en la gestión activa para encontrar los activos que añadan esa rentabilidad extra sin aumentar el riesgo de crédito de la cartera y sin incurrir en mayor riesgo de tipo de interés”, explica el gestor.


2. Deuda corporativa

La decisión del Banco Central Europeo (BCE) de incluir en sus paquetes mensuales de compras de activos deuda emitida por grandes compañías ha hecho que este activo se haya revalorizado en los últimos meses. Los expertos sostienen que este efecto se mantendrá y puede beneficiar a algunos fondos.

“La deuda a medio plazo emitida por empresas europeas es una buena oportunidad”, explica José María Luna, de Profim. “La acción del BCE y la búsqueda de rendimientos por parte de inversores podría hacer que aun se pudiera lograr el resultado perseguido por un inversor conservador”, apunta.

Este especialistas recomienda dentro de la categoría el Deutsche Invest Euro Corp, un fondo que cuenta con cuatro estrellas Morningstar y que ha logrado una notable de rentabilidad en lo que va de año: un 6,6%. Entre sus principales inversiones cuenta con bonos emitidos por Citigroup. Fiat o Daimler.


3. Fondos ‘high yield’ 

Uno de los pocos activos que presenta aún rentabilidades positivas dentro del universo de la renta variable son los bonos emitidos por compañías que no tienen la máxima calificación crediticia (también conocidas como bonos high yield, o de alto rendimiento)

Los expertos recuerdan que este tipo de empresas, en muchas ocasiones, están posicionadas en sectores y economías con altas tasas de crecimiento, y no tienen la máxima calificación por su tamaño o por el país en el que emiten.

José María Luna, de Profim, propone como alternativa para conseguir algo de rentabilidad para inversores conservadores apostar por fondos que inviertan en bonos high yield de Estados Unidos, pero de corta duración, y que cubran el riesgo divisa respecto al euro. “La idea es invertir en este nicho de deuda privada emitido en la primera economía del mundo sin asumir excesivos riesgos ni en cuanto a eventos de crédito (por calidad media de la cartera) ni a tipos de interés de mercado pero centrarse en emisiones de más corto plazo. El fondo que destaca José María Luna para esta categoría es el AXA IM US Short Duration.

Desde esta gestora, su máxima responsable en España, Beatriz Barros, explica que el producto permite acceder “a la deuda de alto rendimiento a corto plazo, que tiene un menor perfil de riesgo”. Y reconoce que, a día de hoy, ven mayores oportunidades en Estados Unidos que en Europa.

El citado fondo ha conseguido un rendimiento del 3,9% en lo que va de año y ha logrado esquivar las pérdidas durante los últimos cuatro trimestres.


4. Emergentes

Otra estrategia señalada por los expertos es apostar por las emisiones de deuda de países emergentes. “Como activo, la renta fija emergente ha tenido históricamente correlaciones bajas con la renta fija tradicional y la renta variable. Además, con la baja rentabilidad de la renta fija de países OCDE, lleva a plantearse otras alternativas. La renta fija emergente corporativa en dólares, de calidad crediticia media de grado de inversión y de plazos cortos permiten acceder a unas rentabilidades superiores al 3% con volatilidades controladas”, explica Christian Rouquerol, director de ventas para Iberia de Natixis Global AM. Su producto preferido para esta estrategia es el Loomis Emerging Short Term Bond, que ha logrado un 1,9% de rendimiento en lo que va de año.


5. Una pizca de Bolsa

Una variante a la inversión pura en renta fija es añadir al cóctel algo de Bolsa. Es lo que propone Félix López, socio de la firma de asesoramiento atl Capital. En concreto propone el fondo Invesco Pan European High Income. “Se trata de un producto que invierte un 20% en acciones europeas de calidad y el 80% restante en renta fija, con libertad para moverse en los distintos escalones de la calidad crediticia. Actualmente está muy posicionado en high yield, dónde todavía ven algo de valor.

Otra posibilidad para los ahorradores conservadores es posicionarse en fondos cuya estrategia es seleccionar un combinado de los mejores productos que invierten en deuda. Es el caso del fondo NN Patrimonial Defensive. El especialista Félix López, de atl Capital, explica que este producto está gestionado por los expertos en asignación de activos de la aseguradora National Netherlanden “con una filosofía que es mitad que combina en análisis macro y la selección de empresas”. El fondo “invierte en fondos de su propia gestora y presenta una muy buena trayectoria tanto si se analizan los últimos tres, cinco o siete años. El nivel medio de exposición es del 25%, con el 75% restante en renta fija euro”.

Este producto cuenta con cuatro estrellas Morningstar y en lo que va de año ha conseguido un rendimiento del 3,4%, habiendo esquivado las pérdidas durante los últimos tres trimestres.

Normas