Accidente ferroviario

El tren descarrilado en Galicia pasó ayer una revisión en Oporto

El grave acidente del conocido como Tren Celta deja cuatro víctimas

Adif investiga sobre el terreno las circunstancias del siniestro

La alcaldesa de O Porriño califica de "muy viejo" el aspecto del tren

Agentes de la Guardia Civil junto al tren descarrilado esta mañana en las inmediaciones de la estación de tren de O Porriño (Pontevedra).
Agentes de la Guardia Civil junto al tren descarrilado esta mañana en las inmediaciones de la estación de tren de O Porriño (Pontevedra).

El tren que ha descarrilado esta mañana en la localidad gallega de O Poriño, causando cuatro muertos y al menos 47 heridos, pasó ayer una inspección rutinaria, según fuentes cercanas a Renfe, en los talleres del operador portugués Compoios, en Oporto. Antes, el 27 de mayo, el mismo tren fue sometido a una gran revisión (GR en el argot ferroviario) en los talleres que Renfe tiene en Valladolid.

El material rodante siniestrado es un automotor diésel de la serie 592. Su fabricación, a cargo de Macosa y Ateinsa (Alstom) data de los años ochenta y se trata de trenes que fueron remodelados a partir de 2002. Actualmente, Renfe se lo tenía alquilado a su homólogo portugués.

El gestor de la infraestructura ferroviaria, Adif, investiga ya sobre el terreno las circunstancias del grave accidente. Entre las víctimas mortales se encontrarían el propio maquinista, de nacionalidad portuguesa, y el interventor, de procedencia española. El caso ha quedado en manos del Juzgado de instrucción número dos de O Porriño.

Testigos presenciales que viajaban en uno de los vagones han declarado que el tren iba a bastante velocidad y frenó bruscamente, provocando la caída de maletas

A falta de detalles oficiales, se especula con que el tren que cubría el recorrido entre Vigo y Oporto pudo chocar con la base de un puente de la N-120 a escasos 200 metros de la estación de la citada localidad de O Porriño. Tras descarrilar, la cabeza del convoy quedó volcada junto a una torreta de acero la superestructura de la vía.

La información aportada por Renfe señala que el siniestro tuvo lugar a las 9,25 horas. El tren es conocido como Tren Celta. La alcaldesa de O Porriño, Eva García de la Torre, ha indicado en declaraciones a la SER que "el aspecto del tren es muy viejo". La primera edil de la localidad gallega ha añadido que la zona del accidente es "de buena visibilidad", aunque también ha señalado la cercanía de una curva. Al parecer, en el área del descarrilamiento fueron realizadas recientes reformas para que los trenes atravesaran O Porriño a menor velocidad.

El convoy partió a las 9,02 horas de esta mañana con 65 personas a bordo, incluidos el maquinista y el interventor. El tren, ocupado principalmente por pasajeros jóvenes y de avanzada edad, estaba formado por tres vagones, de los cuales uno volcó y los otros dos se vieron afectados, quedando semivolcados.

Las primera atenciones a los pasajeros se han llevado a cabo en la propia estación y en su cafetería, que se ha convertido en improvisado hospital. Hacia la zona se dirige el ministro de Fomento en funciones, Rafael Catalá.

  • Servicio combinado

El servicio entre la ciudad gallega y la portuguesa se presta de forma combinada entre Renfe y su homóloga en el país vecino Comboios desde julio de 2013. La compañía española ha explicado que tanto el tren accidentado como el maquinista fallecido son portugueses.

Testigos presenciales que viajaban en uno de los vagones, según señala El País, han declarado que el tren iba a bastante velocidad y frenó bruscamente, provocando la caída de maletas y otros enseres del pasaje.

Galicia ya sufrío en julio de 2013 el peor accidente ferroviario relacionado con un servicio de velocidad alta, con el descarrilamiento de un Alvia. En ese siniestro fallecieron 80 personas y 140 resultaron heridas.

Normas