Reestructuración

Linde presiona a la banca para acelerar la venta de inmuebles

El Banco de España no cede a la petición de flexibilidad en la aplicación de la nueva circular contable

Banco de España
Reloj en la fachada de la sede del Banco de España, en la Plaza de Cibeles en Madrid. EFE/Archivo EFE

El Banco de España pretende que las entidades financieras españolas aceleren la venta de sus adjudicados y se deshagan de esta pesada mochila de activos tóxicos. El supervisor se muestra impasible ante las peticiones de los bancos para que flexibilice algunas interpretaciones de la circular contable 4/2016, que entra en vigor en octubre relativas a las provisiones destinadas al ladrillo. La banca suma más de 84.000 millones de euros en activos adjudicados.

Los bancos españoles ultiman las cifras de las nuevas provisiones que deben realizar tras la entrada en vigor el próximo 1 de octubre de la circular contable 4/2016 y sobre todo del anejo IX, que modifica la circular 4/2004 de entidades de crédito. Inicialmente, el Banco de España aseguró que esta nueva norma apenas afectaría en el cómputo final de las provisiones del sector este año, pero la realidad, por lo menos para varias instituciones es otra, según apuntan fuentes financieras.

El organismo que lidera Luis María Linde ha endurecido las provisiones destinadas a los activos adjudicados. Esta vuelta de tuerca ha provocado que para varias entidades suponga un nuevo esfuerzo en dotaciones que restarán de sus cuentas de resultados. Ante ello, algunas entidades financieras han pedido al Banco de España en las reuniones que están manteniendo sobre la aplicación de esta circular que flexibilice algunos conceptos o interpretaciones de la norma. Pero parece que el supervisor nacional ha sido impasible ante estas peticiones, apuntan fuentes del sector.

Repercusión

Mitigar las provisiones: los expertos aseguran que las entidades financieras con una mayor carga de ladrillo en su balance pondrá en marcha nuevos planes de venta de activos improductivos para mitigar el esfuerzo en provisiones.

Precios más bajos: uno de los primeros en acelerar la venta de su carga de inmuebles es Popular, banco que ya ha anunciado que pretende vender este año 15.000 millones de euros en activos adjudicados. Esta entidad ha provisionado ya al 50% sus inmuebles, por lo que el mercado espera que el resto de las entidades con elevada cartera de activos tóxicos sigan este recorte, lo que supondrá, según algunos expertos, una rebaja de los precios.

En el fondo subyace la pretensión del Banco de España de que la banca acelera y se deshaga lo antes posible de sus activos inmobiliarios. Fuentes del sector aseguran que este es el mensaje que está transmitiendo el supervisor en las reuniones que mantiene con la banca.

Linde quiere que el sector reduzca considerablemente estos activos que sumaban a finales de 2015 más de 84.000 millones de euros. Estas fuentes apuntan a que el Banco de España no ha puesto fecha a esta reducción, pero parece desprenderse de las conversaciones y de la normativa que pretende que en tres años esta cifra que haya reducido considerablemente. El problema es que los activos adjudicados han ido aumentando trimestre a trimestre desde que estalló la crisis financiera en 2008, pese a los intentos que está realizando el sector por vender estos inmuebles con fuertes descuentos.

La gran losa que supone en los balances de la banca española estos activos adjudicados sigue siendo, de hecho, una de las principales críticas del Banco Central Europeo y de otros supervisores internacionales.

En los últimos tres ejercicios la banca ha acelerado la venta de estos activos, pero las entradas siguen siendo superiores a las ventas. A ello se suma el hecho de que los grandes fondos de inversión especulativos, que apostaban por la compra de grandes paquetes de inmuebles han reducido esta operativa, e incluso están saliendo antes de lo esperado de algunas operaciones de compra de inmuebles destacados al obtener menos rentabilidades de las esperadas, apuntan fuentes de un gran banco.

La nueva circular contable no solo afecta a las entidades financieras, sino también a sus socios que gestionan estos inmuebles, como Altamira, Aliseda, etc. En el caso de La Caixa afecta a su holding, Criteria, con 2.600 millones de euros en inmuebles adjudicados, y a CaixaBank, con otros 7.122 millones. En el caso de Bankia ocurre lo mismo, afecta tanto al banco como a su matriz BFA, aunque este grupo traspasó a Sareb la mayor parte de sus activos adjudicados.

Los principales bancos nacionales intentan contra reloj que el Banco de España les convalide antes de finales de diciembre los modelos internos de cobertura de riesgos, incluidos los adjudicados, lo que, según varias fuentes, supondrá un cierto alivio para sus nuevas dotaciones. La circular también obliga a la banca a someter a tasación anual los activos inmobiliarios adjudicados.

Donde el Banco de España parece más flexible, según afirman fuentes financieras, es en algunas interpretaciones más laxas de la norma en lo relativo a las provisiones del crédito. El Banco de España publicará anualmente un informe con la comparativa en términos agregados de las coberturas de riesgo de crédito.

Normas