Tribunales

Los Carceller pactan con la Fiscalía para evitar ir a juicio por fraude

Negocian el el pago de una multa de unos 95 millones de euros

El empresario Demetrio Carceller
El empresario Demetrio Carceller

La familia Carceller ha llegado a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía contra la corrupción y la criminalidad organizada para evitar el juicio por fraude fiscal, justo el día en que estaba previsto que comenzara el proceso en la Audiencia Nacional.

Fuentes de la Audiencia han confirmado el pacto entre las partes y han precisado que está previsto que sea firmado el próximo jueves 8 de septiembre. La Fiscalía Anticorrupción y las defensas de Demetrio Carceller Coll, su hijo, el presidente de la cervecera Damm, Demetrio Carceller Arcer y otras dos personas que iban a ser juzgadas están negociando un acuerdo de conformidad que pasaría por el pago de multas de unos 95 millones de euros.

La Fiscalía contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada pedía para el empresario Demetrio Carceller Coll 45 años y medio de prisión y una multa de 214 millones de euros por trece delitos contra la Hacienda Pública, a los que sumaba tres años más de cárcel y una sanción de 96,82 millones de euros por un delito de blanqueo de capitales.

Según el informe de la Fiscalía, Carceller Coll ocultaba desde los años 90 “sus rentas y patrimonio a Hacienda, simulando residir fuera de España (...) para eludir el cumplimiento de sus obligaciones tributarias”.

Para ello, levantó “un entramado societario de estructuras fiduciarias radicadas en terceros países como Panamá, Luxemburgo, Antillas y Madeira”, con el objetivo de “ocultar” ser el propietario real de paquetes accionariales en compañías como Atlántica Petrogas, la canaria Disa Corporación Petrolífera, el grupo Damm o Renta Insular Canaria (Rincasa).

La Fiscalía acusaba a Demetrio Carceller Arce -actual presidente de la cervecera Damm- de “colaborar para tratar de simular que su padre residía fuera de España”, y por ello solicitaba 12 años de prisión y 44,6 millones de euros por cuatro delitos contra Hacienda, a los que sumaba dos años de cárcel más y una sanción de 73,33 millones de euros por blanqueo de capitales.

A ellos se sumaban José Luis Serrano Flórez, “apoderado y hombre de confianza” del patriarca familiar, y su asesor Gabriel Ignacio Pretus Labayen, para quienes pedía penas de 19 y 42 años de prisión, respectivamente, además de multas millonarias.

El juicio contra los cuatro imputados estaba previsto que comenzara hoy en la Audiencia Nacional, después de haber sido aplazado en dos ocasiones (en junio de 2015 y en abril de este mismo año), la última vez por el delicado estado de salud de Demetrio Carceller Coll.

Sin embargo, el acuerdo entre las partes de hoy permitirá a los acusados no sentarse finalmente en el banquillo. 

Normas