Formación de Gobierno

El sudoku de la investidura

Investidura
El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy,iz., y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, se estrechan la mano durante la reunión de sus respectivas delegaciones en la que van a certificar el acuerdo de investidura. EFE

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, asume hoy un reto imposible, y el viernes otro extremadamente difícil. El eterno superviviente de Génova 13 afronta la que probablemente sea la segunda investidura fallida en democracia, puesto que los 170 diputados resultantes tras sumar representantes del PP, Ciudadanos y Coalición Canaria no suman apoyos suficientes. Rajoy tiene que buscar seis votos a favor o que, como mínimo, 11 diputados se abstengan o no voten en la segunda votación de investidura. PSOE, PNV, Podemos y otros partidos ya han dicho que votarán en contra de Rajoy.

Esta tarde pronuncia Mariano Rajoy su discurso de investidura, de unas dos horas de duración. Mañana a las 9 arrancan las intervenciones de los grupos parlamentarios, de 30 minutos cada una, que pueden ser respondidas (individualmente o en bloque) por el candidato. La segunda intervención de los grupos está pautada en 10 minutos. Finalizadas las intervenciones, empezará la primera votación, seguramente a última hora del miércoles. Si no saliese investido Rajoy, la segunda votación se celebra 48 horas después, es decir, en la tarde o noche del viernes.

Si Rajoy vuelve a ser rechazado, se abre un periodo de dos meses antes de que se disuelvan las cortes, el 1 de noviembre, para celebrar nuevas elecciones. En este periodo los candidatos pueden recabar nuevos apoyos y presentarse a otra investidura.

 ESCENARIOS A FAVOR

  • PP + PSOE + C’s: 253 a favor

El ‘plan A’ del presidente del Gobierno era conseguir el voto a favor de los conservadores, los socialistas y los liberales, una ‘gran coalición’. La suma de estas fuerzas daría un total de 253 diputados, consiguiendo ser investido Rajoy en primera votación. El PSOE ha descartado en numerosas ocasiones esta posibilidad.

  • PP, Ciudadanos, CC, Nueva Canarias y PNV votan sí: 176 a favor

Si el PP sumara a Ciudadanos, Coalición Canaria, Nueva Canarias (un diputado, integrado en el Grupo Mixto) y PNV, Rajoy obtendría 176 votos a favor, justo el límite de la mayoría absoluta. Sin embargo este acuerdo parece difícil de lograr a fecha de hoy, especialmente teniendo en cuenta que el 25 de septiembre se celebran elecciones en Euskadi. El PNV, con cinco diputados, ha reiterado esta semana a través de distintos portavoces su negativa a apoyar a Rajoy u otro candidato del PP. “Nuestra posición es clara, terminante y tajante: no en la primera [votación] y no en la segunda”, señaló Josu Erkoreka, portavoz del Gobierno vasco, en una entrevista en Radio Bilbao. El diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, tampoco está dispuesto a votar a favor de Rajoy.

  • Abstención del PSOE: 170 a favor vs 95 en contra

Una opción más verosímil que la ‘gran coalición’ es, bajo el supuesto de que Ciudadanos vote a favor de Rajoy, la abstención de los 84 diputados socialistas (85 en el caso de sumar el representante de NC). La fórmula se acerca más a la pretensión de Rajoy de involucrar al PSOE en un pacto de investidura, que podría incluir también la votación de los Presupuestos de 2017. De momento se ha encontrado con el rechazo de Pedro Sánchez.

  • PP, Ciudadanos y CC votan sí y 11 diputados se abstienen: 170 a favor vs 169 en contra

Con el apoyo de Ciudadanos y Coalición Canaria y la abstención de, como mínimo, 11 diputados, Rajoy sería investido presidente. El líder de los socialistas siempre ha defendido que deben ser los diputados “de las derechas” [en referencia al PNV y los nacionalistas catalanes] los que permitan la elección de Rajoy. De hecho, en la votación de la mesa del Congreso (cuyo voto es secreto), dos vicepresidentes consiguieron 10 votos de origen desconocido, que se han atribuido de forma mayoritaria al PDC. Con todo, el propio PP le dejó poco después sin grupo parlamentario.

Una opción que tiene menos coste político es la fórmula conocida como “irse al baño” en el momento de una votación. Una de las ocasiones más recordadas en la que se optó por esta vía fue el episodio conocido como ‘tamayazo’, cuando en 2003 dos diputados socialistas madrileños se ausentaron de la Asamblea de Madrid por un supuesto desacuerdo con el pacto entre el PSOE e IU. Más recientemente, en julio de 2016, David Pérez y Luis Peral, dos diputados del ala conservadora del PP, no votaron la Ley de protección integral contra la discriminación por diversidad sexual y de género en la Asamblea de Madrid para mostrar su discrepancia.

ESCENARIOS EN CONTRA

  • Investidura fallida: 170 a favor vs 180 en contra

Nadie se mueve. En segunda votación, el candidato conservador solo obtiene los votos a favor del PP y C’s. Un escenario que todavía parece probable. Podemos, PSOE, PNV, PDC, ERC y Bildu votan en contra. PSOE o PNV, hoy por hoy, aseguran que darán el no a Rajoy.

  • Se repite el voto de 2011: 169 a favor vs 172 en contra

En 2011, Rajoy logró 187 votos a favor (PP, UPN y Foro), 149 en contra y 14 abstenciones. Estos 14 votos no eran necesarios, al disponer el PP de mayoría absoluta; sin embargo, fueron significativos. Los siete diputados independentistas de Amaiur (actualmente EH Bildu) no votaron al considerar que no debían participar en la elección de un presidente español. Los nacionalistas conservadores de PNV y CC también se abstuvieron y Pedro Quevedo, único representante de NC, también lo hizo. Si se repitiera el sentido de voto de 2011, Rajoy obtendría ahora 169 votos a favor, de PP y Ciudadanos, 172 en contra y 9 abstenciones.

  • Gobierno de PSOE + Podemos + Compromís + C’s

Si los socialistas consiguen un acuerdo de gobierno con Unidos Podemos (67 escaños), Compromís (4) y Ciudadanos (32), Pedro Sánchez podría ser investido presidente con 188 votos a favor. Esta posibilidad, sin embargo, parece difícil ya que Pablo Iglesias y Mónica Oltra rechazaron una coalición con Ciudadanos en la anterior legislatura.



Normas