Automoción

Ford tendrá su primer vehículo autónomo compartido en 2021

La automovilística Ford pondrá en circulación su primer vehículo totalmente autónomo para uso compartido en 2021.

Participará en el capital de cuatro nuevas ‘startups’ tecnológicas

Vehículo autónomo de Ford
Vehículo autónomo de Ford

La conducción autónoma es una realidad en los planes de las automovilísticas, mucho más pronto de lo que pueden imaginar los usuarios. La automovilística estadounidense Ford comunicó ayer que dispondrá “de un coche de gran volumen, totalmente autónomo plenamente operativo en 2021 de utilización compartida”.

Para lograr este objetivo, la compañía “está invirtiendo y colaborando con cuatro startups para potenciar el desarrollo de este vehículo”, detalló en su comunicado. Además, ha duplicado su plantilla que trabaja en Silicon Valley y ha aumentado el espacio de sus instalaciones en más del doble.

“Después de más de una década de investigación en materia de automóviles sin conductor, el primer Ford totalmente autónomo será un nivel 4 SAE International, es decir, un modelo que no precisa que el conductor intervenga en el control del vehículo”, detallan desde la compañía. Por lo tanto, el automóvil no tendrá ni volante ni pedales de freno ni acelerador.

Pero el modelo que está en la mente de Ford para su desarrollo autónomo no será un coche de alta gama. Antes al contrario, al hablar de “gran volumen”, ya apuntan a un vehículo de los denominados generalistas, con un nivel alto de ventas en el mercado. “Estamos volcados en poner en las carreteras un coche autónomo que mejore la seguridad y resuelva los desafíos sociales y medioambientales de millones de personas, no solo a aquellos que se pueden permitir coches caros”, remarcó el presidente de la automovilística, Mark Fields. Estará disponible “a gran escala” y se está diseñando para ofrecer comercialmente servicios de movilidad, como puede ser el uso o el transporte compartido.

“La próxima década estará marcada por la automatización del automóvil. Veremos cómo los vehículos automáticos sin conductor tendrán un impacto muy importante en nuestra sociedad, como ya lo hizo hace más de 100 años la fabricación en serie de Ford”, afirmó Fields. “Tenemos una ventaja estratégica gracias a nuestra facilidad para combinar las tecnologías informáticas y de captación de datos, con la tecnología necesaria para realizar coches de alta calidad”, explicó Raj Nair, vicepresidente ejecutivo de Desarrollo Global de Producto de Ford.

Este año, Ford triplicará su flota de pruebas de coches autónomos para convertirse en “la más grande de cualquier fabricante”. Elevará el número de prototipos a unos 30 Fusion Hybrid autónomos en las carreteras de California, Arizona y Michigan. Su intención es volver a triplicar el número de vehículos experimentales el año que viene.

Ford ha anunciado además cuatro inversiones o colaboraciones “clave para ampliar sus investigaciones en algoritmos, mapas 3D, sensores Lidar para conducción en oscuridad total y sensores de cámaras y radar”. Las empresas son Velodyne, Saips, Civil Maps, Nirenberg Neuroscience, con quien “desarrollará una máquina de visión para la navegación, reconocimiento facial y de objetos”, explicaron.

Junto a estos desarrollos, la automovilística continúa la expansión en Silicon Valley, con la creación de un campus con su nombre en Palo Alto (California). El nuevo desarrollo supondrá añadir dos nuevos edificios a su emplazamiento actual y 14.000 metros cuadrados de laboratorios. La compañía cuenta ya con 130 investigadores y prevé duplicar la plantilla. “La presencia en Palo Alto ha sido fundamental para acelerar nuestros avances en movilidad”.

Normas