Editorial

Costes y precios moderados para crecer más

Banco de España.
Banco de España.

Llama la atención el Servicio de Estudios del BBVA sobre la necesidad de conocer pronto las decisiones económicas que están pendientes por la falta de Gobierno, para limitar en la medida de lo posible los efectos contractivos que para la economía tendrán diversos acontecimientos en el mundo, y que impactarán fundamentalmente en el año 2017. Se refiere sobre todo a las decisiones a adoptar para llevar las cifras de déficit fiscal al marco pactado con la Unión Europea, y que suponen un recorte de gastos o incremento de ingresos de no menos de 5.000 millones de euros. Pero cita también la necesidad de conservar el espíritu reformador en la economía para sostener el diferencial de crecimiento que ha mantenido España en los últimos años, y que ha permitido crecer a tasas que duplican las de los grandes países de la Unión y crear prácticamente uno de cada dos empleos en la zona.

Para este año asegura que el crecimiento del PIB será del 3,1%, incluso con una aceleración en el tercer trimestre por la fortaleza de la demanda interna y de la venta de servicios, sobre todo turísticos. Sin embargo, la contracción del crecimiento prevista para 2017 es muy abultada, por entender que los factores que este año y el pasado han ayudado (petróleo, tipo de cambio, bajadas de impuestos) habrán desaparecido, además de haber irrumpido otros que tendrán su coste, como el brexit, que puede recortar de 0,3 a 0,4 puntos, y que se transmitirán tanto por deterioro de los mercados financieros, que ya se ha producido, como por pérdida de demanda británica de productos y servicios españoles por la depreciación de la libra esterlina.

Pero tanto el crecimiento de este año como el del venidero siguen dependiendo en gran medida de decisiones internas, aunque no sean desdeñables las externas. El gran dinamizador de la demanda interna es la generación de empleo, que incorpora cada año medio millón largo de personas a la ocupación y se convierte en uno de los motores del crecimiento;y la responsabilidad principal de que eso ocurra ha sido hasta ahora, y seguirá siendo en los próximos años, la moderación de los salarios.

En los cuatro años transcurridos entre 2012 y 2015 las subidas nominales de los salarios han sido inferiores al 1%, y solo en los meses de este año 2016 han superado ligerísimamente esa barrera por la presión de los convenios sectoriales. Este comportamiento está también detrás de la recuperación de las tasas de competitividad de las exportaciones, que han llevado a elevar en más de un 50% la participación de las ventas al exterior en el PIB (desde el 22% al 33%). Por tanto, además de las decisiones políticas que debe adoptar el nuevo Gobierno, es imprescindible el control de los costes para poder mantener la moderación de los precios y seguir generando empleo para recortar una tasa de desempleo todavía sonrojante.

Normas