Transporte alternativo

Uber ‘pincha’ en China y vende su negocio en el país a su rival Didi

Uber
EFE

La tecnológica estadounidense Uber, propietaria de la plataforma de servicios de transporte privado que pone en contacto a usuarios y conductores, confirmó hoy su intención de fusionar su filial china con su principal competidor en el gigante asiático, la compañía local Didi Chuxing. Así lo confirmó el consejero delegado y cofundador de Uber, Travis Kalanick, quien indicó su confianza en que esta operación permita a ambas empresas “ser más fuertes”.

La operación supone el punto y final a una dura batalla entre Uber y Didi por dominar el negocio del transporte alternativo en el país asiático. Una batalla que acaba con la compañía estadounidense tirando la toalla, tras perder más de 2.000 millones de dólares (unos 1.820 millones de euros) durante dos años, pues Uber había puesto en marcha en China una agresiva política de promociones para lograr tomar posiciones en este mercado. Pese a ello, el desembarco resultó fallido, pues Uber solo había logrado consolidar su presencia en 60 ciudades, frente a las más de 400 en que estaba presente Didi, que el pasado mayo recibió una inyección de capital de 1.000 millones de dólares de Apple.

Según avanzó The Wall Street Journal, Uber y el resto de inversores en la filial china de la compañía estadounidense (entre ellos Baidú) se harán con una participación del 20% en Didi. Una empresa valorada en 28.000 millones de dólares (25.455 millones de euros), según su última ronda de financiación. Tras la combinación con el negocio chino de Uber, cuya valoración rondaría los 8.000 millones de dólares (7.272 millones de euros), el valor de Didi podría alcanzar los 36.000 millones de dólares.

Cambio regulatorio

La compañía china precisó ayer que Uber recibirá el 5,89% de la nueva compañía combinada con intereses de capital preferente equivalentes al 17,7% de Didi Chuxing. Por su parte, Baidu y otros inversores chinos recibirán como parte del acuerdo una participación del 2,3% en el capital de la compañía china, que obtendrá a cambio una participación minoritaria en Uber, a cuyo consejo se incorporará Cheng Wei, fundador y presidente de Didi, mientras Travis Kalanick también pasará a formar parte del consejo de la china, informó Europa Press.

La aplicación de Uber China seguirá funcionando de forma independiente. Una decisión que, según el profesor del IE Business School, Enrique Dans, obedecerá posiblemente “al interés de la compañía por captar a usuarios internacionales que lleguen al país con la app de Uber instalada en sus smartphones”.

El anuncio se produce sólo tres días después de que el Gobierno de China anunciara una nueva regulación que legaliza definitivamente las actividades de Uber, Didi Chuxing y otras redes de transporte compartido. La normativa acabó con años de incertidumbre en los que estas compañías estaban operando de manera alegal en el país asiático, con la protesta de los servicios de taxi, recordó Efe. Con el cambio, el Gobierno chino autoriza que los conductores particulares ofrezcan este servicio siempre que tengan más de tres años de experiencia, no tengan antecedentes penales, obtengan una licencia de un operador, tengan un vehículo con menos de 600.000 kilómetros y estén localizados por GPS.

“La operación convierte a Didi Chuxing en un monopolio de facto”, continúa Dans, que advierte que, pese a todo, la salida de Uber no es mala, pues “obtiene una participación en Didi valorada en unos 7.000 millones”. Didi cuenta con más de 15 millones de conductores y unos 300 millones de usuarios registrados. “Esta ya posee un 87% de los vehículos privados usados para transporte de viajeros y un 99% de los taxis, lo que la adquisición de Uber la convierte en operador monopolístico”, insiste Dans.

“Como empresario, he aprendido que tener éxito consiste en escuchar a tu cabeza además de seguir a tu corazón”, dijo Kalanick al confirmar la fusión, recordando que “Uber y Didi están invirtiendo miles de millones en China y aún tienen que lograr beneficios”. Wei defendió que la operación mejorará la situación del sector, contribuyendo a su sostenibilidad.

Más fondos para crear sus propios mapas

La venta de Uber China a Didi libera a la compañía estadodunidense, que cuenta con Google entre sus inversores, de una pesada carga que lastraba su cuenta de resultados, según comenta Dans en su blog, que añade que ello “facilita la posibilidad de ilusionar a los inversores para una hipotética salida a Bolsa” de la compañía.

Este mismo experto advierte también de que el acuerdo entre Uber y Didi podrían generar problemas con las alianzas firmadas por la empresa china en otros países para hacer un frente anti-Uber. Hace unos meses, Didi se alió con otras startups dedicadas al ridesharing: con Lyft, en EEUU; con Ola, en India, y con Grab en el sudeste asiático.

Los 1.000 millones que invertirá Didi en Uber dará unos fondos a esta compañía para competir con otros rivales y sobre todo para impulsar proyectos propios, como sus propios mapas. Según ha desvelado Financial Times, Uber podría invertir 500 millones de dólares en cartografiar todas las ciudades del mundo con el objetivo de dejar de depender de los mapas de Google, como le ocurre actualmente.

Normas