Sistema financiero

Suspenso en dividendos en el test a la banca europea

banca
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi EFE

Los principales bancos españoles y europeos, con la sola excepción del italiano Monte dei Paschi, serían capaces de resistir una nueva crisis según los resultados del test de estrés realizado por la Autoridad Bancaria Europea. Su solvencia se resentiría pero sin caer de los requisitos mínimos con los que asegurar su viabilidad y descartando por tanto que tenga que repetirse la oleada de rescates públicos que sucedió al estallido de Lehman Brothers y que dio el pistoletazo de salida a una crisis económica global. Las entidades están ya mucho más recapitalizadas, al margen de que apagadas las urgencias más apremiantes en solvencia el gran desafío sea ahora la mejora de rentabilidad en un entorno de tipos cero y de que, pese al test de estrés, persistan las dudas sobre la verdadera salud de sistemas financieros como el italiano, con una elevada tasa de morosidad.

Pero resuelta con más luces que sombras la duda del capital, ¿qué pasaría con la retribución a los accionistas en caso de una nueva crisis? El escenario adverso del test revela que, si bien los bancos mantendrían una solvencia aceptable, el dividendo desaparecería en la gran mayoría de los casos. En la banca española se esfumaría por completo de 2016 a 2018. Solo sobreviviría en Criteria, el grupo en el que se integra CaixaBank y que incluye además del banco cotizado, activos inmobiliarios y participaciones industriales como Abertis, Cellnex o Gas Natural.

La ausencia de dividendo sería obvia en BFA Bankia y Popular, que registrarían pérdidas en su cuenta de resultados en cada uno de los ejercicios que contempla el test. Pero la retribución también desaparecería en Santander y BBVA que, después de un primer 2016 en pérdidas, volverían a los beneficios en 2017 y 2018. En 2018, Santander ganaría 1.292 millones de euros y BBVA, 597. Pero no habría dividendos, según la documentación publicada por la EBA .Tampoco en Sabadell, que en 2017 registraría un beneficio de 14 millones y pérdidas de 31 millones al año siguiente. La excepción sería Criteria, con beneficios en cada año y también reparto de dividendos: 195 millones en 2018, cuando ganaría 650 millones de euros, frente a los 1.179 millones de beneficio de 2015.

El examen de la EBA contempla un escenario macroeconómico que en su versión más adversa prevé un aumento del paro en España en 2018 al 21,5%, con un PIB creciendo ese año a apenas el 0,2% y tras una contracción del 0,8% en 2017. Este escenario incluye también una caída de precios en el mercado de vivienda residencial en España del 23,8% en 2018. La banca tendría que encajar además tres años de derrumbes bursátiles, del 22,2% de media.

A nivel europeo el resultado para el accionista de banca no resulta mucho más alentador. Todo lo ganado en 2015 por los 51 bancos que se han sometido al examen se esfumaría en los tres años siguientes, en que el conjunto de entidades arrojaría pérdidas de 90.000 millones de euros en el escenario adverso. Y pese a ello, los accionistas aún recibirían entre 2016 y 2018 un total de 13.000 millones de euros en dividendos, según explica la EBA. Es la retribución correspondiente al puñado de entidades que, por su sobrada solvencia incluso en medio de una crisis económica, mantendrían el dividendo.

Destaca Intesa Sanpaolo, excepción en la banca italiana y que en 2018 podría repartir a sus accionistas 673 millones. En Reino Unido, solo mantendrían el dividendo en 2018 HSBC (80 millones) y Lloyds (428 millones). En Holanda, solo BNG Bank (11 millones), en Alemania, solo NRW Bank (14 millones) y en Francia, Groupe BPCE (408 millones) y Crédit Agricole (201 millones), además de los bancos suecos, salvo Nordea. El dividendo se esfumaría en gigantes como Deutsche Bank, SG, BNP Paribas, Unicredit, ING y Barclays.

Normas