Motor

La industria del automóvil batirá récords por los nuevos modelos

La industria del automóvil facturó 60.855 millones de euros el año pasado en España, lo que representa un incremento del 18,3% respecto al ejercicio anterior.

Planta de Figueruelas.
Planta de Figueruelas.

La industria del automóvil en España va lanzada hacia la consecución de su objetivo histórico: tres millones de vehículos producidos en un año. Anfac, la patronal de los fabricantes, confía en que esta cifra se alcance en 2017, después de cerrar 2015 en 2,7 millones de automóviles. Así lo señaló ayer el presidente de la organización, Antonio Cobo.

Sin embargo, el directivo señaló que si España quiere seguir creciendo en esta industria y rebasar en el futuro la cifra de los tres millones de unidades producidas, precisará de un nuevo marco regulatorio. Por ello, urgió al próximo Gobierno a avanzar en la flexibilidad y la productividad del sector.

Este sector productivo facturó en 2015 60.855 millones de euros, un 18,3% más que un año antes. Sumando la industria de componentes, el resultado sube hasta los 92.000 millones. Ambos suman el 8,7% del PIB español, nueve décimas más que un año antes.

La inversión creció un 11% durante el pasado año, hasta los 2.026 millones, según figura en el anuario de la industria presentado ayer. El sector da empleo a dos millones de personas, lo que supone el 9% de la población activa en España, siendo el 83% de los contratos de carácter indefinido. En este mercado se producen 44 modelos, ante lo que el presidente de la organización pidió “seguir trabajando” para ampliar esta cifra.

Por otro lado, Mario Armero, vicepresidente de la organización, recordó que el PIVE 8, el programa de ayudas para la compra de vehículo nuevo, “está agotado” y acabará “en los primeros días de agosto. Por ello, el directivo señaló que la asociación ha mantenido contactos con las distintas fuerzas políticas para avanzar en nuevos planes de estímulo para mantener el crecimiento del sector.

El parque sigue envejeciendo

“Tenemos que contar con que todavía no vamos a tener una ampliación del PIVE”, señaló Armero, quien reclamó nuevas medidas de estímulo al próximo Ejecutivo. El directivo alertó que el envejecimiento del parque de automóviles en España sigue aumentando, por lo que argumentó que “se seguirán necesitando planes de renovación”. La edad media de los 27 millones de vehículos que circulan por España se sitúa en los 11,6 años. Pese al fin de estas ayudas, la patronal del sector anunció en la presentación que en septiembre revisará al alza sus previsiones de ventas para este año.

Además de una colaboración con las instituciones en cuanto a la renovación del parque móvil, Anfac solicitó ayer al próximo Gobierno que se siente con el sector para trabajar en la promoción de la movilidad alternativa, tanto en vehículos eléctricos, como conectados. En concreto, Cobo pidió que, al igual que existe en otros países, se elabore un plan de larga duración a “tres o cuatro años” para impulsar el uso de las nuevas modalidades de movilidad.

“El sector automovilístico cambiará más en los próximos 10 años que en los últimos 100”, señaló el presidente. Armero añadió que no solo se necesita ayuda a la compra sino cambios en la fiscalidad y en las infraestructuras de carga en el caso de los vehículos eléctricos.

La organización alerta de los riesgos del ‘brexit’

Mario Armero, vicepresidente de la patronal alertó ayer de los riesgos del brexit para la industria española. “Genera incertidumbre sobre las formas y los plazos y eso no es bueno para ninguna empresa”, aseguró. Esta situación podría minar el futuro de las exportaciones españolas en Reino Unido. El directivo señaló que el mercado británico se hizo el pasado año con 360.000 coches fabricados en España, valorados en unos 4.400 millones. “Todavía estamos viendo qué repercusiones puede tener”, añadió.

En cuanto a las cifras de exportaciones, el sector alcanzó en 2015 un peso del 18% sobre el total del mercado exterior español. La facturación de los negocios fuera de España alcanzó los 34.300 millones de euros.

Teniendo en cuenta también a la industria de componentes para coches, alcanzó los 45.866 millones. A ello se suma una mejora de la balanza comercial de la industria automovilística del 7,1%, hasta alcanzar un superávit de 17.000 millones.

Respecto a la situación política española, Armero pidió que se forme pronto “un Gobierno estable” que defienda los intereses del sector español en Bruselas. “Allí se decide más del 50% de los temas que nos afectan”, apuntó. Pese a ello, Armero bromeó señalando que, pese a no tener Gobierno, “las ventas han crecido un 15%”, en el sector.

El presidente, Antonio Cobo, pidió al próximo Gobierno que, para competir con el resto de los países, habrá que trabajar de manera conjunta en un marco que permita “seguir fabricando con calidad, producir a coste competitivo, mantener altos niveles de productividad y continuar siendo líderes en tecnología”.

Normas