Expansión monetaria

El BCE baraja comprar más deuda de España e Italia

La caída de los tipos reduce las posibilidades de compras por parte del banco

Algunos gobernadores abogan por flexibilizar los límites impuestos a cada Estado

Mario Draghi, presidente del BCE.
Mario Draghi, presidente del BCE. REUTERS

El resultado del referéndum británico y el miedo inversor que llevó aparejado puede forzar al BCE a modificar su programa de compras de deuda. Las compras de renta fija por parte de inversores temerosos han llevado los tipos de interés de algunos activos por debajo de los umbrales mínimos en los que opera en BCE, reduciendo el abanico de bonos que puede comprar.

Según la agencia Bloomberg, ante esta situación algunos miembros del Consejo de Gobierno abogan por flexibilizar el programa, de modo que las compras de deuda no estén limitadas por el tamaño relativo de cada economía. Así, las compras no serían proporcionales a la cuota de cada país en el BCE, sino que estarían vinculadas al total de deuda de cada Estado.

Posteriormente, fuentes del BCE han asegurado a Reuters que "actualmente no se está discutiendo" esta posibilidad y que hay otras medidas que se podrían adoptar antes de eliminar el límite de capital.

La cuota de España en el capital del BCE es de un 8,84%, lo que significa que el programa de compras (80.000 millones al año) no puede comprar más de 7.000 millones al mes. Alemania tiene el doble de cuota, pero cada vez más deuda germana (en torno al 80%) cotiza por debajo del -0,4% y está excluida del programa, que por tanto pierde eficacia: su objetivo es inyectar dinero en la economía europea para que la inflación se acerque al objetivo del 2% del BCE.

La medida beneficiaría a los países con mayores volúmenes de deuda en relación al PIB, especialmente Italia (130% del PIB) y, en menor medida, España (100%). Ambas están por encima de la media de la eurozona, un 90% del PIB. No obstante, queda por ver si el Bundesbank está de acuerdo con la flexibilización.

El programa de compras de deuda del BCE asciende a 80.000 millones de euros al mes, la gran mayoría deuda pública. Las compras no se pueden cerrar por debajo del tipo de depósito del BCE, un -0,4%, con un máximo del 33% de cada emisión de deuda. El volumen de deuda de cada Estado adquirida no puede superar la cuota del Estado correspondiente en el capital del BCE.

Actualmente, toda la deuda alemana con vencimientos inferiores a ocho años está por debajo del citado 0,4%, y no puede ser adquirida por el BCE. Tampoco la deuda de Holanda, Finlandia, Francia, Austria o Bélgica por debajo de cinco años. A dos años, solo España e Italia están en el radar del banco.