Resaca electoral del 26 J

Los inversores ven con alivio el resultado del 26J

El bono español rebaja su interés por debajo del italiano por primera vez en un año.

Los inversores ven con alivio el resultado del 26J
Getty Images

La Bolsa y la deuda española comenzaron ayer a negociarse con doble resaca, la de las elecciones generales de este domingo y la del resultado del referéndum británico del jueves, que ha desatado un cataclismo a nivel global. El impacto del brexit sigue dominando el mercado, si bien España no es hoy el foco principal de las ventas, después de que el resultado del 26J haya reforzado el liderazgo del PP y desinflado la amenaza que para los inversores planteaba una victoria de Unidos-Podemos.

El Ibex inició el día con un repunte, que si bien se ha diluido poco después, mantiene a la Bolsa española como la mejor entre sus vecinas europeas. Es la reacción después de que el viernes el Ibex sufriera la peor sesión de su historia, con una caída superior al 12%. “La Bolsa española no había cotizado el riesgo político de las elecciones hasta el viernes”, recuerda Jaume Puig, director de inversiones de GVC Gaesco. Las ventas se cebaron sobre el Ibex ante el temor a que el brexit animara el denominado voto populista y propiciara un gobierno de izquierdas, contando con que Unidos-Podemos superara en votos y escaños al PSOE.

El brexit no solo inquietó el viernes a los inversores por la parte económica y financiera, por el impacto que tendrá en la economía británica y de la zona euro y por la depreciación de la libra, sino muy significativamente por sus implicaciones políticas, ya que activó el temor a un contagio de los movimientos eurófobos en otros países de la UE, a riesgo de debilitar sin remedio el proyecto de construcción europea. Y después del resultado electoral en España, ese temor que se había extendido entre los inversores a nivel global, se ha rebajado.

Diferencial entre el bono español y el italiano ampliar foto
Diferencial entre el bono español y el italiano

“Las elecciones españoles, otro factor de riesgo, han generado un resultado que sin ser el mejor de los escenarios por la falta de mayoría absoluta, sí es positivo ya que pone frene a los partidos populistas y reduce el contagio sistémico de Brexit”, resume hoy en un informe Morgan Stanley. La deuda española refleja este análisis y el rendimiento del bono español cae al 1,46%, frente al 1,6% del viernes. Se coloca además por debajo del bono italiano por primera vez desde julio del año pasado.

Aun así, la firma estadounidense ha decidido rotar su exposición desde los mercados de Gran Bretaña y España hacia Alemania. No en vano, el riesgo político ha llegado para quedarse, después de que el resultado del referéndum británico haya abierto la caja de Pandora. Las próximas citas estarán en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en noviembre y, ya para el próximo año, en las presidenciales francesas y alemanas.

“Los resultados del 26J no son tan negativos desde el punto de vista del mercado como apuntaban las encuestas”, señala Nuria Álvarez. Y las declaraciones de los líderes políticos del día después apuntan a un escenario en el que la gobernabilidad podría estar más cerca que tras las elecciones de diciembre. El PP, pese al claro avance en escaños, sigue sin contar con una mayoría, ni siquiera sumando los escaños de Ciudadanos. Pero Mariano Rajoy, que sale fortalecido tras las elecciones, ha asegurado que intentará gobernar con el PSOE. 

El resultado de las elecciones deja el escenario por el que habían apostado las firmas de análisis y que es además el de su preferencia. Deutsche Bank apunta que el reparto de escaños “eleva la probabilidad de que se cumpla nuestro escenario central, el de un 70% de posibilidades de un gobierno de centro derecha del agrado de los mercados”.

La figura de Mariano Rajoy al frente del nuevo ejecutivo podría llegar a ser un obstáculo en las negociaciones de la investidura, a pesar de que su candidatura haya logrado un significativo aumento de escaños respecto a diciembre. Para Unicredit, “aunque Mariano Rajoy haya dirigido con habilidad al PP en entorno político complicado, puede verse obligado a hacerse a un lado para que pueda formarse una gran coalición. Tanto para PSOE como para Ciudadanos, Rajoy encarna el principal obstáculo para formar una alianza.” Sin embargo, la entidad también reconoce que “los buenos resultados electorales avalan a Rajoy, que negociará desde una posición dominante; pedir su dimisión puede complicar que se alcance un acuerdo. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ya ha declarado que “nunca hubo veto a Rajoy”, lo que despejaría uno de los principales obstáculos para un gobierno presidido por el PP.