Bebidas

Ignacio Silva: “Nos preocupa que se grave a las bebidas con azúcar”

Ignacio Silva, consejero delegado de Schweppes Suntory.
Ignacio Silva, consejero delegado de Schweppes Suntory.

Dirige la actividad del gigante Schweppes Suntory en España y, hasta hoy, ha ejercido de presidente de la patronal de bebidas refrescantes Anfabra. Ignacio Silva deja en la junta de este lunes el cargo de representante del sector tras dos años en los que ha buscado modernizar la organización. Le sustituye en el puesto John Rigau, vicepresidente y secretario de PepsiCo para Europa Occidental.

Pregunta. Como representante hasta hoy del sector ¿Cómo ve su situación?

“Vamos a tener un Gobierno débil”

P¿A qué se debe el freno que se ha producido en el consumo de bebidas refrescantes desde febrero?

RLa confianza del consumidor se ha frenado. Los interrogantes políticos y el impasse del Gobierno están condicionando al sector. Los últimos meses vienen marcados por la climatología, sin ser tan malos como el primer trimestre, pero no estamos en las mismas cifras del año pasado.

P ¿Cómo ve el futuro del sector tras las elecciones del domingo?

REstoy muy preocupado con el 26J. Por primera vez soy muy cortoplacista. Siempre he sido optimista nato, pero en este país tenemos interrogantes. Además, parece claro que vamos a tener un Gobierno débil y pedimos sobre todo que no se hagan tonterías. Hay que tener cuidado con el tejido empresarial no vayamos a romperlo. La recuperación todavía es endeble y, como hemos visto, en dos meses se ha parado. Creo que los populismos y la demagogia pueden llevarnos a grandes problemas. Hay que escuchar qué hay detrás de esas promesas porque es posible que después no haya nada.

respuesta. Llevamos unos años malísimos. La hostelería ha caído de una manera clarísima, aunque la distribución, al menos en volumen, se ha mantenido. Desde mayo del año pasado vimos un cambio de tendencia clarísimo sobre todo en hostelería y la gente salía más. En volumen crecimos un 2,8%, aunque es cierto que hubo factores exógenos como la climatología. El turismo va muy bien, pero hay elementos externos que hacen que se elija a España sobre otros destinos. El final de 2015 fue muy bueno y empezamos el año con unas expectativas espectaculares. Enero se mantuvo, en febrero flaqueó y en marzo vino lo peor.

P. ¿Como ha cambiado el consumo con la crisis?

r. Hay una tendencia a productos cada vez más saludables, el consumidor nos está marcando el futuro. Además, el cliente salía cada vez menos, aunque cuando lo hacía quería disfrutar de verdad, lo que trajo la moda del gin tonic.

P. ¿Hay preocupación por iniciativas como la del Reino Unido de gravar a las bebidas azucaradas?

r. Es una medida fácil, casi populista. Nos preocupa que se extienda a otros países, pero hay que ser serios de una manera científica. La correlación directa entre la obesidad y las bebidas refrescantes no está demostrada. El azúcar en las bebidas se ha reducido en los últimos cuatro años un 20% y la obesidad ha subido, por tanto hay otros factores que afectan. La lucha contra la obesidad no se consigue demonizando productos. Estamos en contra de subidas de impuestos al consumo como cuando se subió el IVA. Si hay que subir los impuestos habrá que poner en común con los empresarios y compartir el daño y el beneficio sin que haya diferencias.

P. ¿Y cual es la situación con las marcas blancas?

r. Las he visto con miedo. Lo cierto es que la innovación se ha visto perjudicada por la marca de distribución. Las marcas han jugado un papel importantísimo. En la marca de distribución lo que pretendo es competir lealmente y que sea el consumidor el que decida. Que todos juguemos con las mismas reglas.

P. Y en el caso de la empresa que dirige en España, Schweppes Suntory ¿En qué situación se encuentra?

r. No puedo dar datos porque somos una empresa cotizada. El año pasado fue bueno, crecimos tanto en volumen como en ventas. La verdad es que las cuatro marcas principales están funcionando muy bien. En el caso de Schweppes por las tendencias del gin tonic y La Casera, gracias al tinto de verano nos ha ayudado a crecer. Estamos yendo bien. También mejoran Trina y Sunny.

P. ¿Qué ha supuesto hacerse con la distribución de Pepsico en España?

r. Estamos en pleno proceso de fusión que todavía no ha acabado. Esperamos concluirlo para octubre o noviembre. Queremos unir a nuestros 1.000 distribuidores con los 600 de Pepsico en España. El 60% del mercado son bebidas de cola y a nosotros nos faltaba. La distribución en hostelería requiere proveedores con un portfolio completo, para poder competir junto a los grandes. Teníamos una cuota del 19% en hostelería y Pepsi del 6%, con lo que ahora sumamos un 25% del mercado. Nos permite una posición muy complementaria y fortalecernos en grandes ciudades.

P. ¿Cómo de complicado es competir en España con Coca-Cola?

r. Es un competidor muy grande y lo hace muy bien. Además de la marca tiene un embotellador potentísimo. Esto nos hacee levantarnos cada día buscando maneras de poder competir y crecer. Es un mercado que tiene sitio para los dos. Nuestra estrategia siempre ha pasado por intentar ser líderes en nuestras subcategorías ya que en grandes no podemos competir. Vemos capacidad de quitar cuota de mercado a Coca-Cola.

“Quiero traer Orangina a España”

La japonesa Suntory es la propietaria desde hace siete años de Orangina Schweppes. Ignacio Silva, consejero delegado de la empresa en España, explica que este mercado es el tercero por importancia para el grupo en el negocio de bebidas refrescantes. El directivo defiende que “hay interés” por parte del gigante nipón por España y eso se traduce en la inversión.

Una de las inversiones que Silva quiere para el mercado que dirige es el lanzamiento de una de las marcas más relevantes para la compañía. “Quiero traer Orangina a España”, asegura. Aunque reconoce que es “muy difícil” lanzar una marca en un contexto de crisis. “Se necesita mucha inversión y que esta no vaya en detrimento de las otras marcas”. En los dos últimos años, la bebida francesa ha aterrizado en Inglaterra, Japón y el norte de África “con resultados muy satisfactorios”.

Silva reconoce el impacto positivo que ha tenido el gin tonic para sus resultados durante los años malos. “La tónica ha sido de los pocos segmentos en el gran consumo que ha crecido durante la crisis”, señala. Respecto al resto de marcas, señala que han conseguido hacer que La Casera crezca en volumen. “Era muy conocida pero hemos tenido que actualizarla”, apunta. En ello ha tenido un impacto positivo el lanzamiento del tinto de verano y recientemente ha apostado por el vermut. Por otro lado, Trina ha vuelto ha crecer “pese a que tuvimos hace tres o cuatro años problemas con ella”. El grupo confía además en reforzar el liderazgo de Sunny, “especialmente en el canal de alimentación”.