Cuentas públicas

La deuda pública cae por debajo del 100% del PIB en abril

La deuda pública se redujo en abril en 16.333 millones

Economía asegura que cerrará el año por debajo del 100% del PIB

Sede del Banco de España en Madrid.
Sede del Banco de España en Madrid.

El stock de deuda pública se mueve en el filo del 100% del PIB. En función del calendario de vencimientos y nuevas emisiones, los datos del Banco de España pueden reflejar que el pasivo se ubica por encima del este umbral psicológico o por debajo. En el primer trimestre, España cerró con un nivel de deuda pública del 100,5%, el porcentaje más elevado registrado en más de un siglo. Sin embargo, en abril, el pasivo se redujo en 16.333 millones y el volumen de deuda cayó hasta situarse en el entorno del 99%.

Fuentes del Ministerio de Economía ya advirtieron que el Tesoro había concentrado en los primeros meses del año buena parte de las emisiones previstas para todo el ejercicio. De hecho, el Gobierno mantiene que se cumplirán las estimaciones incluidas en el Programa de Estabilidad y que la deuda pública cerrará este año en el 99,1% del PIB. Organismos internacionales como la Comisión Europea o el FMI, en cambio, prevén que supere el nivel del 100% del PIB. 

Más allá de quien finalmente tenga razón, la realidad es que España presenta hoy el sexto nivel más elevado de deuda pública. Sólo Grecia, Italia, Portugal, Chipre y Bélgica se encuentran por encima. El desequilibrio no está afectando de momento a la financiación pública y privada por la intervención del Banco Central Europeo (BCE). El Gobierno recuerda que el coste de emisión se situaba a 31 de mayo en un 0,87%, un nivel históricamente bajo. Sin embargo, mantener una deuda pública por encima del 100% del PIB implica que, en el caso de que la situación económica empeore, España se encontrará en una posición de vulnerabilidad.

Hasta el 16 de junio, el Tesoro ha emitido el 56% de la previsión de deuda a medio y largo plazo para el conjunto del ejercicio. Con ello ha logrado aprovechar las buenas condiciones financieras y adelantarse a un posible cambio de tendencia. Hoy, la mayor preocupación es el efecto que podría tener en los mercados un triunfo del Brexit.

El incremento de la deuda pública durante la crisis se explica por el incremento del déficit público, por el rescate bancario y por los mecanismos de ayuda financiera a las comunidades autónomas. Desde 2007, el pasivo de la Administración se ha incrementado un 181%. Un proceso que ha ido acompañado por un desapalancamiento sin precedentes del sector privado, que tuvo que afrontar la crisis económica con un nivel de deuda excesivo. El sobreendeudamiento de familias y empresas provocó que la crisis financiera tuviera efectos especialmente severos para España.