Inversión

Los ricos duplican sus fondos en Luxemburgo por el riesgo político

Las gestoras españolas administran allí 13.000 millones

Panorámica de la ciudad de Luxemburgo.
Panorámica de la ciudad de Luxemburgo.

La banca privada española está potenciando con fuerza su negocio en Luxemburgo. En los últimos 12 meses, las gestoras de fondos de Santander, BBVA y CaixaBank han duplicado el patrimonio que gestionan en fondos registrados en el Gran Ducado. Entre todas las firmas españolas de gestión de activos tienen más de 13.136 millones de euros administrados bajo el formato de sociedades de inversión colectivas (sicav) luxemburguesas.

La decisión de utilizar este tipo de vehículos en lugar del fondo de inversión español tiene varias explicaciones. La versión oficial es que los inversores institucionales extranjeros (aseguradoras, fondos de pensiones y otros fondos de inversión) están acostumbrados a la legislación luxemburguesa y solo invierten en fondos lanzados bajo este paraguas.

Un segundo factor –el más relevante, según media docena de fuentes financieras consultadas– es que este tipo de vehículos funciona bajo el formato de cuentas ómnibus, que permite preservar el anonimato del inversor particular. Así se convierte en una estructura ideal para el cliente de banca privada.

“La principal razón de que esté creciendo tanto este negocio no es la inversión por parte de inversores institucionales, sino que los banqueros privados están aprovechando el temor que hay entre los clientes ricos a que un giro político en España empeore la fiscalidad de la inversión”, explica un veterano banquero, con 20 años de experiencia en la distribución de fondos.

Esta explicación concuerda con la tipología de acciones que predominan en las sicav luxemburguesas. Para un mismo fondo existen diferentes acciones en función del patrimonio invertido: a mayor inversión, menores comisiones. El fondo CaixaBank Global Albus Fund (la mayor sicav luxemburguesa de todas las gestoras españolas) tiene cuatro tipo de acciones. El 87% del capital del vehículo están en acciones A y C, que implican una inversión inferior al millón de euros, lo que se corresponde más con clientes de banca privada que con clientes institucionales.

  • Un negocio en expansión

Santander Asset Management, la gestora de fondos del grupo Santander, tenía hace un año 1.410 millones de euros en sicav de Luxemburgo y ahora tiene 3.113 millones. BBVA Asset Management tenía 1.089 millones de euros, y ahora gestiona desde allí 2.036 millones.

En el caso de CaixaBank Asset Management –líder del mercado con 37.000 millones de euros gestionados en fondos de inversión–, fue en octubre de 2013 cuando abrió CaixaBank Global Sicav, para dar servicio desde Luxemburgo a sus clientes de banca privada. En menos de tres años ha superado los 1.600 millones de euros bajo gestión y los 9.000 participes. Recientemente, esta sicav se ha potenciado con el lanzamiento de tres nuevos fondos.

“El éxito del crecimiento en Luxemburgo se explica porque esta sicav ofrece los productos clave para clientes de banca privada en un momento en que los clientes diversifican sus inversiones, ampliando sus posiciones en fondos domiciliados en Luxemburgo”, explican desde la entidad.

La migración del negocio internacional hacia Luxemburgo no es algo nuevo, pero en los últimos tiempos se ha acelerado. “La principal razón de que esté creciendo tanto este negocio no es la inversión por parte de inversores institucionales, sino la afloración de patrimonio debido a la amnistía fiscal de 2012 y el riesgo político que se percibe en España”, apunta el máximo responsable en España de una gestora de fondos británica.

“Los clientes ya no solo quieren diversificar en función del tipo de activos, también quieren tener su dinero en diferentes jurisdicciones”, explica el máximo responsable en España de un banco suizo. “Los inversores temen por su patrimonio y llevan un año en el que no dejan de escuchar que les van a aplicar nuevos impuestos”.

  • Cuentas ómnibus

Durante muchos años las gestoras españolas –especialmente las independientes– reclamaron que se adoptaran las cuentas ómnibus. Finalmente, fue en octubre de 2013 cuando el Congreso de los Diputados aprobó la normativa, pero la tramitación del reglamento se demoró y la mayoría de firmas optó por instalarse directamente en Luxemburgo.

“Que el fondo tenga la marca de Luxemburgo es la única forma de que entre el inversor institucional; no solo el extranjero, también el español lo solicita”, explica Jaume Puig, director general de GVC Gaesco Gestión, que administra 200 millones de euros en el Gran Ducado.

La pionera en este ámbito fue A&G Banca Privada, que se instaló en Luxemburgo hace 12 años. Ahora gestiona desde allí 86 vehículos, con un patrimonio de 1.390 millones de euros.

En los últimos tres años casi todas las gestoras con activos de calidad han ido trasladando negocio al Gran Ducado. Abante Asesores registró en marzo de 2013 la sicav Abante Global Funds en Luxemburgo y ya gestionan allí cinco estrategias, por un importe que roza a los 300 millones de euros. También Magallanes, azValor, Mutuactivos o Gesconsult tienen clones luxemburgueses de sus fondos estrella.

La última en incorporarse a esta estrategia ha sido Renta 4. “Queremos replicar dos de nuestros fondos de más éxito, el Renta 4 Bolsa y Renta 4 Nexus”, explica Tristán González del Valle, director de desarrollo internacional del banco.