Mercado de renta fija

Draghi se lanza a comprar bonos de Telefónica: cómo funciona su nueva arma

Hoy, por primera vez, el Banco Central Europeo comprará deuda de empresas. El programa de adquisiciones de activos no se retransmite en tiempo real, aunque Bloomberg asegura que hoy se estrena con bonos a 10 años de Telefónica, la aseguradora Generali y la utility Engie.

Mario Draghi, presidente del BCE.
Mario Draghi, presidente del BCE. Reuters

Han tenido que transcurrir tres meses para pasar de las palabras a los hechos. Después de que marzo que comenzaría a comprar deuda de las empresas, hoy ha llegado el ansiado momento. Mario Draghi hizo gala de su poder y ha inaugurado el Quantitative Easing (QE) corporativo con la adquisición de bonos de Telefónica, la aseguradora italiana Generali y la francesa Engie, de acuerdo a las informaciones proporcionadas por Bloomberg. No obstante, aunque la medida ha entrado en vigor este miércoles, sus efectos se vienen notando desde que el banco central aprobara la iniciativa. Estas son algunas de las claves del programa.

¿Qué objetivos persigue el organismo europeo con esta medida?

El programa de compra de deuda corporativa forma parte de la batería de medidas adoptadas por el BCE para reactivar los precios y ayudar a la recuperación en un entorno en el que la deflación sigue sobrevolando la zona euro. Pero este no es el único objetivo del banquero italiano. Draghi busca además ejercer presión sobre los tipos de interés. Si la compra de deuda soberana ha sido el estímulo para la rebaja de las rentabilidades de los bonos públicos, esta incitativa pretende recortar los tipos de las emisiones corporativas para, de esta forma, trasladar sus efectos a los préstamos bancarios.En definitiva, el BCE se afana en su meta de reactivar la concesión de créditos.

¿Qué tipos de bonos serán objeto de adquisición?

De los diferentes puntos que engloban al programa, el que desde el primer momento se ha definido con mayor claridad es el tipo de activos que podrán ser adquiridos. Se trata de aquellos títulos admitidos como garantía en las subastas de liquidez del BCE y que tengan una calificación de al menos BBB- o equivalente (grado de inversión). Además los vencimientos de esta deuda oscilará entre los dos años y los 30. Si se tienen en cuenta las compras realizadas el primer día de vigencia, Manuel Puig, de Debt Capital Markets Origination Iberia de BNP Paribas, apunta que estas se centraron en la parte corta de la curva de tipos con la excepción de los bonos a una década de Telefónica.

¿Cuáles serán los emisores que podrán beneficiarse del programa?

Las empresas sobre las que actuará el BCE serán todas aquellas con domicilio social en la zona euro y siempre y cuando no se trate de entidades de crédito o vehículos de gestión. Las aseguradoras sí entran dentro del mandato así como las filiales financieras de compañías como las automovilísticas. En el criterio de elegibilidad no se tendrá en cuenta la nacionalidad de la empresa matriz. Lo que sí deberán cumplir los emisores es que estén establecidos en la eurozona y operen aquí. Es decir, se abre el abanico a la posibilidad de comprar bonos de firmas extranjeras.

¿Qué empresas españolas están afectadas?

Según las informaciones difundidas, Telefónica ha sido la primera compañía española en situarse bajo los focos del BCE. No obstante, junto a ella existen otras 12 empresas que cumplen el criterio de grado de inversión: Abertis, Amadeus, Dia, Redexis, Endesa, Ferrovial, Gas Natural, Iberdrola, Red Eléctrica, Repsol, Telefónica, Prosegur y Cellnex. Entre ellas rondan unos 50.000 millones de deuda elegible.

¿Cómo se llevarán a cabo las adquisiciones?

Las compras del BCE podrán efectuarse tanto en el mercado primario como en el secundario. Las efectuadas hoy se centraron en este último. Las adquisiciones de activos las realizarán seis bancos centrales (el Banco Central de Bélgica, el Bundesbank alemán, el Banco de España, el Banco de Italia, el de Francia y el Banco de Finlandia) que actuarán en nombre y bajo la coordinación del BCE. Adicionalmente, la institución europea indicó hace siete días que cada semana hará pública la lista de las empresas.

¿A cuánto asciende el importe mensual barajado por Draghi?

Una de las grandes incógnitas continúa siendo el volumen mensual de compras. Desde BNP señalan que la horquilla que baraja el mercado oscila entre los 5.000 y 10.000 millones al mes. Lo único que se conoce es el importe total del programa de compras de deuda del banco, en donde se incluye deuda pública, cédulas hipotecarias y titulizaciones. En total el objetivo es hacerse con 80.000 millones al año. No obstante, al final de cada periodo el BCE detallará la composición de sus adquisiciones.

¿Cuál es la duración prevista del programa de deuda corporativa?

Inicialmente, el consejo de gobierno de la entidad fijó como fecha tope marzo de 2017. Pero en posteriores intervenciones Draghi apuntó a la posibilidad de ampliar su duración, tal y como hizo en diciembre con el programa de deuda pública.

¿Existe algún tipo de límite a la compra de bonos?

Sí, en concreto dos. El primero de ellos es que la institución europea solo podrá comprar el 70% de una emisión mientras que el segundo hace referencia a la rentabilidad mínima de los bonos que no podrá ser inferior al -0,4%, nivel en el que se sitúa la facilidad de depósito.

¿Se ha notado algún tipo de efecto en los mercados?

Su simple anuncio sirvió para reactivar las emisiones corporativas en Europa.Hasta su aprobación, el mercado primario en el Viejo Continente vivía sus horas más bajas. Tras la cita de marzo, muchas empresas se lanzaron a emitir bonos.De hecho, hasta mayo las colocaciones en euros ascendían a 147.500 millones. Esto se acompañó de una rebaja de los precios de emisión y de las rentabilidades en el secundario. Según Bloomberg, el tipo de interés de las emisiones corporativas de la zona euro con grado de inversión está en el 1%, medio punto menos que en diciembre. Este miércoles, con la compra efectiva de bonos, las rentabilidades bajaron de media entre tres y cinco puntos básicos, según Puig.

¿El programa del BCE cuenta con algún opositor?

Son de sobra conocidas las críticas de Alemania a las medidas de estímulo de Mario Draghi. Pero se sumado uno más, Deutsche Bank. En su revista económica la entidad afirma que el BCE y sus políticas ultralaxas se han convertido en la principal amenaza para la eurozona.