Comercio exterior

Sede local o cotizar en Bolsa, éxito seguro para instalarse en Francia

Las empresas con experiencia en el país destacan que se valora mucho la calidad.

Sede local o cotizar en Bolsa, éxito seguro para instalarse en Francia

Integrarse físicamente en Francia, ya sea con una dirección local o cotizando en la Bolsa, es la principal recomendación de las pymes españolas con experiencia de casi dos décadas en el país vecino.

De todo ello hablaron en una jornada sobre negocios entre España y Francia organizada por la Cámara Franco-Española de Comercio e Industria. “Francia es un país que valora mucho la calidad y está dispuesto a pagar por ella”, coincidieron los ponentes.

La empresa de software para recursos humanos Meta 4, que tiene 220 empleados en Francia, empezó en el país en 1997. “La experiencia es muy positiva y supone el 30% de nuestros ingresos”, señaló Carlos Pardo, director general de la compañía.

Antevenio, por su parte, es una empresa de marketing por e-mail que cotiza en Alternext, el mercado para pymes de la Bolsa francesa. Tiene 24 millones de facturación y de sus 160 empleados, 20 están en el país galo. Entraron allí en 2012, comprando una empresa local.

Son inversiones a medio plazo, los resultados tardan un año o dos

“Elegimos Francia para expandirnos porque había empresas que competían con nosotros y que eran fáciles de entender para analistas e inversores y particulares”, explicó Pablo Pérez, director general. “En Reino Unido también, pero era más caro”.

“Nos va bien, creciendo a un 43% respecto al 6% de España, pero como todas las inversiones, cuesta. Necesitas una masa crítica para empezar a ser rentable, pero cuando encuentras el punto de equilibrio, las rentabilidades son muy altas. Si encuentras la tecla, es un mercado muy atractivo en inversión en publicidad digital”, añadió Pérez.

Según Pardo, “Francia exige ser francés, estar cerca. Hay que tener paciencia, son inversiones a medio-largo plazo. No puedes tener resultados en un año o en dos. Eso sí, tiene una gran ventaja respecto a otros países en los que operamos: el precio que el cliente está dispuesto a pagar por un buen servicio es incomparable con España”.

Según Pérez, “las cosas son más relajadas en España en cuanto al papeleo. Para alquilar un apartamento me pedían mucha documentación, yo tiraba de notas de prensa. Cotizar en Bolsa me ayudó mucho en ese sentido. Es importante que te vean implantado allí”.

Tener una tarjeta de visita con una dirección local también ayuda, según Geraldine Filippi, directora de Business France Invest, de la Embajada de Francia en España, que moderó la sesión.

Carlos Pardo destaca el “imponente sistema de transporte” francés, que les permite tener cuatro oficinas en el país, “con un nivel de descentralización muy grande”, y evitando las incomodidades de París y sus mayores costes laborales. La integración de los trabajadores españoles en Francia “es natural”, señaló Pardo, “y muy poca gente se vuelve”.

  • Tecnología 

Insyte diseña y fabrica electrónica industrial y lleva en Francia desde 1999. Raquel Rodríguez, directora general, destacó que la imagen de las empresas españolas ha cambiado. “Al principio dudaban de si teníamos tecnología suficiente, de si te echabas la siesta. Ahora tienen la imagen de que somos empresas bastante serias”.

A juicio de Rodríguez, las pymes tienen respecto a las grandes empresas la ventaja de tener “más flexibilidad, un trato más directo” a la hora de expandirse en Francia. Como desventaja, “en muchos casos, al no ser una multinacional y no tener presencia en muchos países, perdemos contratos”.

Insyte participó en otra mesa, moderada por José Luis Segura, director general de Segura Hermanos, dedicada a la mecánica de precisión en tornos automáticos. Segura señaló el aumento de los requisitos de seguridad en los proyectos de armamento. “Están empezando a exigir conocer a la persona, elDNI de quien está manejando el material y tiene el plano en su poder”.

I+D con crédito del Gobierno galo

De izquierda a derecha, Carlos Pardo (Meta 4), Geraldine Filippi (Business France Invest), Alberto Plaza (Endesa) y PabloPérez (Antevenio).
De izquierda a derecha, Carlos Pardo (Meta 4), Geraldine Filippi (Business France Invest), Alberto Plaza (Endesa) y PabloPérez (Antevenio).

Las empresas españolas con experiencia en Francia recomiendan recurrir a las ayudas que ofrece el Gobierno francés para investigación, además de las contempladas en el programa europeo Horizonte 2020

Meta 4 es beneficiario desde 2011 del crédito a laI+D francesa, una ayuda directa a empresas que estén en el país y que España ha desarrollado luego en la misma línea. “Tenemos 40 personas dedicadas exclusivamente al desarrollo del producto para el mercado francés. Nos permite seguir con los procesos a medio y largo plazo”, explica Carlos Pardo,director general de la compañía.

Francia tiene “un crédito muy alto, desde hace poco el mejor del mundo”, añade. Antevenio, por su parte, está analizando dónde conviene hacer I+D, si en España o en Francia, desde el punto de vista fiscal y de recursos humanos. Por ahora, tienen el polo tecnológico en Madrid, puesto que la oficina de Francia es solo operativa y comercial.

“En España teníamos know how [conocimiento] y know who [contactos], y en Francia teníamos que tirar solo de know how”, señala PabloPérez, director general de Antevenio. “Es importante la diferenciación en tecnología, y eso es un tema de inversiones”.