Operación corporativa

El fondo Gala Capital entra en la puja por Ahorro Corporación

Presenta una oferta por el grupo que supera de largo los 10 millones

Sede de Ahorro Corporación en el Paseo de la Castellana de Madrid.
Sede de Ahorro Corporación en el Paseo de la Castellana de Madrid.

El proceso de venta del antiguo gigante de inversión de las cajas de ahorros, Ahorro Corporación, tiene varias novias. Una de ellas es el fondo de capital riesgo Gala Capital, que hace aproximadamente mes y medio planteó al consejo de administración la compra de la firma. La oferta, sujeta ahora a un análisis fino del negocio y de las finanzas de la entidad (due diligence, en la jerga), “supera ampliamente los 10 millones de euros”, según fuentes conocedoras de la operación.

Gala Capital es una firma de capital riesgo (private equity) participada a cierre de 2014 por inversores de abolengo, como Manuel Jove (expresidente de Fadesa), con un 20%, yla familia Del Pino, con otro 20%. En el fondo participan accionistas como Bell Capital, sociedad vinculada a Alicia Koplowitz, también con otro 20%, y otros socios con menos peso, como la gestora de Telefónica, Fonditel (10%), o la sociedad de capital riesgo Valmenta (10%).

Gala Capital está presidida por Jaime Bergel Sainz de Baranda, pero está dirigida por Carlos Tejera, que también participa en el capital. Es uno de los mayores grupos privados de inversión en España, con un amplio historial en capital riesgo, oficinas en Madrid, Valencia y Dubai, y más de 2.000 millones de euros invertidos en 80 operaciones. Entre ellas, destacan el 10% de Másmóvil, firmada el año pasado, o el 34% de la compañía de antivirus Panda Security.

Este fondo, que ganó 2,6 millones de euros en 2014 y 7,1 millones en 2013, es un viejo conocido de Ahorro Corporación en el proceso de desinversiones del antiguo gigante de las cajas de ahorros. En junio del año pasado, adquirió el 100% de la gestora de fondos de capital riesgo AC Desarrollo, con un patrimonio total de cerca de 350 millones de euros.

La desinversión en compañías y negocios de gestión de activos [entre las que se incluye además de la actividad de capital riesgo la de gestión de fondos de titulización] reportó a Ahorro Corporación un resultado neto (después de asesores y gastos) total de 2,2 millones de euros en 2015, según la memoria del grupo de servicios de inversión. Ahorro Corporación está participada por Cecabank, con un 14,4%, y Kutxabank (11%) como máximos accionistas. También por BMN, Bankia (que está obligada por Bruselas a vender su participación), CaixaBank, Liberbank, Ibercaja y EspañaDuero (propiedad de Unicaja). Todas estas últimas entidades controlan participaciones superiores al 5% y su interés de estar en un grupo que ofrece servicios que se duplican con los suyos es mínima. Incluso BBVA está presente a través de la participación que tenían Unnim y Catalunya Banc.

Fuentes cercanas al proceso de venta de Ahorro Corporación recuerdan que se ha contratado a KPMGpara que evalúe las distintas ofertas y que, en su caso, Gala Capital deberá confirmar sus propuesta. Según fuentes conocedoras de la compañía, la del fondo capital riesgo capitaneado por Carlos Tejera no es la única, y al menos hay sobre el tapete otras dos: de una entidad del sector y de un fondo especializado en tecnología.

El grupo de servicios de inversión se desprendió de su gestora en 2014 tras vendérsela a Abanca, que el pasado año la rebautizó como Imantia Capital. En sus buenos tiempos, allá por 2007, la gestora llegó a ocupar el puesto decimocuarto en el ranking de Inverco, la asociación de instituciones de inversión colectiva. A cierre del pasado mayo, su patrimonio se situaba en el entorno de los 2.800 millones de euros.

Desinversiones

La última gran desinversión de Ahorro Corporación fue la del edificio que todavía es su sede, en el Paseo de la Castellana 89, por 147 millones, en mayo del año pasado a Corporación Financiera Alba, el vehículo inversor de los March. También se embolsó el año pasado 56,2 millones netos –después de gastos y asesores– por la venta de inmuebles.

Las desinversiones permitieron que el grupo cerrara el pasado ejercicio con un beneficio neto de 35,8 millones de euros, frente a las pérdidas de 6,5 millones de 2014. En todo caso, el resultado de explotación (ebit) permaneció en números rojos, con unas pérdidas de 24,4 millones de euros, frente al quebranto de 20,6 millones del año anterior.

La joya de la corona de Ahorro Corporación es ahora su negocio de intermediación, especialmente la mesa de renta fija. La sociedad de valores, pese a que registró pérdidas el año pasado, tiene un valor en libros de unos 42 millones, según el informe anual 2015. El 64% de su clientela es nacional y el restante 34%, extranjera. Esta filial es el sustento de la compañía, con una cuota en renta variable del 1,58% a cierre del año pasado y del 26,4% en deuda. Con todo, la aportación al resultado de 2015 del área de intermediación fue negativa en más de 2,9 millones de euros.

La filosofía de contar con el actual equipo directivo

La forma de trabajar de Gala Capital se basa en contar con el equipo directivo de las empresas en las que desembarca. La eventual compra de Ahorro, si se llega a efectuar por parte del fondo de capital riesgo, se hará con liquidez. Gala no necesitaría ni pedir un préstamo, pero una vez ejecutada se daría la opción al actual equipo directivo de incorporarse al accionariado, señalan fuentes financieras.

Ahorro Corporación cuenta con un exceso de recursos propios (de 82 millones de euros a cierre de 2015) que permitió pagar un dividendo de cinco millones a sus 13 accionistas.

“En nuestras inversiones de cartera, generalmente en empresas privadas, buscamos aportar además de capital, participación en los planes de la compañía, presencia activa en los órganos de gestión y apoyo para su crecimiento”, explica Gala Capital en un documento. La venta de Ahorro Corporación se produce después de una importante rebaja de plantilla en los últimos ejercicios.

El número de empleados del grupo a finales de 2012 superaba los 400, y ahora su fuerza laboral ha quedado reducida a 150 personas. La salida de personal se ha debido a la venta de compañías que consolidaba, pero también a recortes de plantilla explícitos.

El año pasado, Ahorro Corporación ejecutó una reducción de empleo de 99 personas, a las que se abonó una indemnización de 9,3 millones de euros.