Bebidas 'premium'

El secreto de la ginebra que más vende en España

La bebida destilada en Reino Unido se mezcla en Islandia con agua pura

Nadie sabe el misterio de este agua, filtrada en roca volcánica

Manantiales de agua cristalina en el Valle de Kaldidalur.
Manantiales de agua cristalina en el Valle de Kaldidalur.

Es una de las ginebras premium que más gusta en España. De hecho, para Martin Miller’s el mercado español es el primero en cuanto a ventas. Uno de los secretos que encierra esta ginebra la encontraron sus fundadores, pero no con este destilado sino con un vodka que elaboraban en Reino Unido y que remataban en Islandia. Pasó el tiempo y decidieron vender la marca de vodka a otro grupo de bebidas, y tomando precisamente un gintonic en un pub inglés surgió la idea de montar otro negocio, esta vez con ginebra, una bebida que en los años noventa estaba de capa caída. “Estábamos en un bar tomando un gintonic, nos lo sirvieron en vaso de pinta de cerveza con tónica, un poco de ginebra de las malas y unos pocos cubitos de hielo. Decidimos que había que cambiar las cosas. ¿Cómo era posible que una bebida inglesa fuera tan mala?”. Quién así habla es David Bromige, uno de los fundadores, junto a Andreas Versteegh y al fallecido Martin Miller, quién le dio el nombre a Martin Miller’s

Era 1997, casi todo el mundo hablaba del fin de la ginebra y del gintonic. Los estudios de mercado señalaban que a la gente joven le interesaba esta bebida, aunque esto no se trasladara al consumo. “La veían como una bebida fuerte, como algo cool relacionado artistas como Frank Sinatra o Dean Martin, pero mal presentada”, prosigue el fundador.

Planta donde se embotella la ginebra Martin Miller’s, en Borganes (Islandia)
Planta donde se embotella la ginebra Martin Miller’s, en Borganes (Islandia)

Se pusieron a ello, creando la receta Martin Miller’s, que contiene enebro, uno de los botánicos más potentes de esta bebida, pero de “manera controlada para que no predominara este sabor, también separamos en la destilación los elementos cítricos de los herbáceos”, explica Bromige. Ensayaron y mezclaron durante 18 meses hasta que dieron con su propia fórmula. Destilada en Black Country, una zona industrial al noroeste de Birmingham y al sureste de Wolverhampton, el proceso de elaboración sigue el mismo procedimiento selectivo y por lotes que el whisky de malta. El alambique que se emplea, denominado Angela, es uno de los más exclusivos y fue creado hace más de un siglo por John Dore Et Co.

Decidieron experimentar lo mismo que con el vodka: viajaron hasta Islandia para probar qué ocurría si mezclaban este destilado con un agua tan pura como la que recorre los manantiales de este país. “Vimos que le aportaba gran suavidad, sabor y además favorecía los aromas en nariz”, señala Andreas Versteegh, en la planta de Borganes, en la que se mezcla y embotella la ginebra.

Al principio, se llevaban el agua y realizaban el proceso de acabado en Reino Unido, pero cuando el volumen de producción empezó a crecer era imposible seguir con esta rutina. El agua no llegaba en las mismas condiciones de pureza. Y cambiaron el proceso: la ginebra empezó a viajar a Islandia.

¿Cuál es el secreto de este agua? “Nadie lo sabe, es un misterio, no se ha investigado lo suficiente, pero lo que nos dimos cuenta es que aquí mantiene todos sus aromas y cuando la mezclas con nuestra ginebra es lo que hace que tenga el sabor característico de Martin Miller’s”, añade David Bromige. El filtrado del agua es natural, procede de los glaciares de la isla, situada en el océano Atlántico y al sur del Círculo Polar Ártico, y el proceso de depuración se hace a través de piedras volcánicas (Islandia es una zona con gran número de volcanes). “Pasa a través de tantos filtros naturales que el resultado es un agua pura. Es la más limpia que existe”.

Las ‘nueve lunas’, en edición limitada

Botella de '9 Moons', que llegará en septiembre a España.
Botella de '9 Moons', que llegará en septiembre a España.

Un nuevo lanzamiento prepara Martin Miller’s. Se trata de la etiqueta 9 Moons, “una nueva creatividad en la que se lleva años trabajando”, explicó uno de los fundadores de la marca, Andreas Versteegh, impulsor de esta iniciativa, que presentó a los medios de comunicación en la fábrica de Borganes en Islandia.

El secreto de esta ginebra, de color amarillo e intenso aroma, es su añejamiento de nueve meses en barrica de whisky de bourbon. El resultado es una ginebra potente, elaborada con los mismos ingredientes que la Martin Miller’s tradicional: enebro, piel de limón y naranja, cilantro, canela, regaliz, nuez moscada, angélica y raíz de Florencia... En boca está presente el inconfundible toque amargo del enebro y las notas de regaliz, pero también el posgusto a whisky.

En breve, lanzarán la misma edición pero envejecida en barrica de vino de Madeira. La botella es diferente al estilizado envase habitual de Martin Miller’s. En esta ocasión, se ha apostado por un formato cuadrado.

De esta nueva ginebra, que pretenden que sea exclusiva, debido a la complejidad con la que se elabora, se sacarán a la venta tan solo 2.000 unidades. A España llegará el próximo mes de septiembre y solo habrá disponibles 200 botellas. El precio será de unos 50 euros.