Subidas de impuestos y congelación de sueldos de funcionarios

Grecia aprueba nuevos recortes para convencer a Bruselas

Subirá el IVA y los impuestos especiales (tabaco, alcohol y gasolina)

El Primer Ministro de Grecia, Alexis Tsipras, hablando ante el Parlamento.
El Primer Ministro de Grecia, Alexis Tsipras, hablando ante el Parlamento.

El Parlamento griego ha aprobado la ley escoba del Gobierno, en la que se incluyen varias medidas adicionales de ajuste presupuestario con las que pretenden persuadir a los socios del euro de que concluyan la primera revisión del tercer rescate. En el paquete se incluyen subidas de impuestos y congelación del sueldo de los funcionarios.

“Hoy se cierra un periodo difícil para el país y damos el primer paso para salir de la crisis, un periodo que también tendrá sus dificultades”, aseguró el primer ministro Alexis Tsipras, que añadió que “los socios europeos reciben el mensaje de que Grecia respeta sus compromisos, ahora ellos deben demostrar que respetan los suyos” abriendo conversaciones para el alivio de la deuda.

La ley escoba del Gobierno introduce, entre otras medidas, subidas de impuestos indirectos, incluido el IVA (un punto porcentual, hasta quedar en el 24%), además de incrementar las tasas sobre la gasolina, el alcohol y el tabaco. Con estas medidas el Ejecutivo espera recaudar 1.800 millones de euros adicionales al año.

El nuevo paquete legislativo liberaliza la venta de créditos morosos a fondos de inversión, configura el mecanismo de recorte automático del presupuestos en caso de que el Gobierno no cumpla los objetivos de superávit acordados con los acreedores y establece un nuevo fondo de privatizaciones que sustituirá al antiguo Taiped y que tendrá más atribuciones.

El ministro de Finanzas, Euclides Tsakalotos, introdujo por sorpresa una enmienda adicional a la ley que contempla congelar los salarios de los funcionarios públicos en “régimen especial”, es decir, jueces, personal militar o policías, durante dos años, medida con la que espera ahorrar hasta 118 millones de euros por ejercicio, algo que generó descontento incluso en la bancada gubernamental.

El propio primer ministro, Alexis Tsipras, se reunió ayer con cinco de sus ministros, incluido Tsakalotos, para pedirles que asuman recortes adicionales y así evitar la congelación de los salarios de esos funcionarios.

El Ejecutivo confía en que el aumento de la recaudación previsto en la ley, sumado a los 3.600 millones al año en recortes y subidas de gravámenes aprobados hace dos semanas, sirvan para convencer al Eurogrupo el martes de que concluya la primera revisión del tercer rescate, y consecuentemente que le transfieran el primer tramo del mismo, con el que Grecia hará frente a obligaciones de pago de deuda y a atrasos en otros pagos.

De la reunión de los ministros de Finanzas del euro, Atenas espera además que salga un acuerdo para aplicar un plan de alivio de la enorme deuda de Grecia.

Contra estas nuevas medidas se posicionaron los sindicatos, tanto el del sector público (Adedy), como el del privado (GSEE), que llamaron a manifestarse esta tarde frente al Parlamento.

Los empleados del metro de Atenas continúan hoy su paro total de 48 horas, al que se unieron este domingo los trabajadores del servicio de autobuses y de todo tipo de trenes interurbanos.

GSEE aseguró en un comunicado que después de lo negativa que resultó la aprobación de la reforma de la caja de las pensiones, “el Gobierno continúa su trabajo destructivo, con un golpe de gracia a toda la sociedad griega” a través de “nuevos impuestos y venta de bienes públicos”.

Adedy, por su parte, señaló que espera que no se apruebe “el memorándum bárbaro” y que no se apliquen los “recortes en pensiones y gasto social”.