Datos de Eurostat

El diferencial de inflación con la UE, en máximos desde 2009

El secretario de Estado de Economía en funciones, Íñigo Fernández de Mesa.
El secretario de Estado de Economía en funciones, Íñigo Fernández de Mesa.

Eurostat, la oficina estadística de la Comisión Europea, reafirmó a España como uno de los países en el que los precios de consumo caen con más intensidad. En abril, la inflación en la zona euro bajó dos décimas, mientras que en la Unión Europea también retrocedió dos décimas. Ese mes, los precios en España bajaron un 1,2% en tasa anual, lo que arroja un diferencial del 1% con la media de la UE y de la zona euro. Se trata del nivel más alto desde 2009 en la comparación con la UE y el más alto desde 2005 con la zona euro.

Solo hay tres países (Rumanía, Bulgaria y Chipre) entre los 28 que componen la UE donde los precios bajan aún más que en España, lo que es interpretado por el Ejecutivo en funciones como uno de los factores que está permitiendo a la economía española recuperar parte de la competitividad perdida durante los quince años de crecimiento continuado entre 1993 y 2008.

Petroleo Brent 58,640 0,704%
EUR x USD 1,1089 -0,153%

En ese período, los salarios crecieron a tasas muy elevadas, contagiando a los precios, a lo que también se sumó una apreciación del euro frente al dólar. El máximo exponente de esta tendencia se produjo en 2008, cuando los precios crecieron un 4,1% en tasa anual, los salarios lo hicieron un 3,6% y el cambio del euro se disparó hasta 1,47 dólares.

La suma de esas tres circunstancias llevó a España a perder un 70% de su posición competitiva frente al resto de países entre 2005 y 2009, obligando a las empresas a ajustar precios, márgenes y plantillas para poder competir en el exterior. Solo con la llegada de Mariano Rajoy al poder, en la que coincidió la moderación salarial, el desplome del petróleo y la depreciación del euro, la tendencia se ha podido revertir. De hecho, en dos años y medio se ha recuperado la mitad de la competitividad perdida.

Una tendencia que puede revertirse en los próximos meses si continua el ascenso imparable del barril de Brent. Ayer rozaba los 44 euros por barril y escalaba a máximos desde finales del pasado año.