Estudio del BBVA y el IVIE

Dónde estar en plena naturaleza y a 45 minutos de una gran ciudad

El 70% de la población rural accede a las urbes en menos de 45 minutos

En Huesca, Segovia, Soria y Teruel no existe ningún núcleo urbano de “alta densidad”

Distribución de la población española Ampliar foto

La Fundacion BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) han elaborado un estudio en el que tratan de analizar en qué situación se encuentra la accesibilidad de la población rural a los servicios que ofrecen las ciudades en un país como España, donde existe una fortísima concentración demográfica en torno a muy pocos núcleos urbanos y una elevada dispersión en el ámbito rural.

El informe recuerda que no existe un consenso universal entre qué es un núcleo de población o municipio rural y cuándo puede ser catalogado como urbano. Mientras los economistas tratan de definirlos con variables económicas, como la renta, la producción o el empleo; los medioambientalistas y ecologistas enfatizan más en las características del paisaje y los demógrafos los aspectos que definen a la población.

Desde 1994 parece consensuado que además de tener en cuenta la densidad de población, se valora la huella del hombre sobre el territorio y la accesibilidad de los habitantes a los servicios públicos que las ciudades proporcionan.

Así, utilizando toda la información disponible, apoyada además en la última tecnología que facilitan los satélites, es posible concluir que en España existe una población rural de 8,1 millones de personas, de las que 6,4 residen en pequeños municipios. El 82,8% restante (38,8 millones) es población urbana en sentido amplio. Además, existen 111 aglomeraciones urbanas de alta densidad que albergan al 51% de la población española. Tres de ellas, Madrid, Barcelona y Valencia superan el millón de habitantes y cuatro más –Bilbao, Sevilla, Zaragoza y Málaga– se sitúan entre el medio millón y el millón de habitantes.

  • Grado de urbanización

El estudio destaca la gran heterogeneidad que existe entre unas provincias y otras en lo que respecta al grado de urbanización y ruralización. Mientras que en ocho provincias la población rural supera el 50%, en cuatro de ellas: Huesca, Segovia, Soria y Teruel no existe ninguna aglomeración urbana de alta densidad.

Y dentro de esa diversidad, gracias a la información existente se han podido estimar los tiempos de viaje necesarios desde cualquier punto de España para acceder a los servicios públicos y privados que ofrecen esos 111 núcleos más poblados. La principal conclusión que arrojan las mediciones llevadas a cabo es que el 58% de los municipios rurales pueden calificarse como accesibles, ya que el tiempo de viaje que deben dedicar sus habitantes para acceder a los servicios que ofertan las grandes ciudades es inferior a 45 minutos.

Este dato, traducido a población, equivale al 70% de la misma. Si a esas localidades se le suman las urbanas e intermedias, el número total de habitantes que accede a los servicios en menos de 45 minutos es de 44,9 millones de españoles, el 96% de la población.

Este porcentaje se considera elevado y da idea, en opinión de los autores del estudio, de cómo han mejorado significativamente las condiciones de vida de los habitantes de los municipios rurales, sobre todo por el aumento habido en el nivel de renta, la mejora de los servicios y la modernización de las infraestructuras de transporte. Sin embargo, todavía el 30% de la población rural de España reside en los considerados municipios rurales remotos, allí donde los tiempos de viaje a las ciudades son de promedio de al menos 66 minutos.

Desde una perspectiva histórica, en 1900 estos pueblos rurales remotos contaban prácticamente con el doble de población que ahora. La población rural ha pasado de representar el 50% de la población total a principios del siglo XX al 14% en 2011, concentrándose esa pérdida demográfica del campo en los últimos 50 años.