Editorial

Sólida demanda de automóviles

El mercado del automóvil está dispuesto a llevarle la contraria a todos aquellos que ponen en duda la recuperación. Las ventas de coches en España repuntaron en abril nada menos que un 21,2%, hasta las 100.281 unidades. La comparación con el mismo mes del año anterior puede estar distorsionada por el efecto de la Semana Santa, pero con los datos del primer cuatrimestre, que resulta más homogénea, da igualmente un resultado muy positivo:385.775 matriculaciones, un 10,3% más que hace un año, y la mejor cifra en ese periodo desde 2008.

Los datos son alentadores por cuanto indican que la tendencia ascendente del consumo privado –que también ha señalado el Banco de España– es sólida a pesar de todas las incertidumbres. Los ciudadanos tienen más renta disponible, resultado sobre todo de la bajada de las hipotecas, y encuentran más facilidades de financiación, pues la llave del crédito al consumo se ha abierto;las empresas de alquiler, por su parte, anticipan un buen verano para el turismo, beneficiado por la situación internacional. Pero hay que señalar que uno de los factores de este tirón de las ventas, el Plan PIVE 8, está próximo a vencer a final de julio. Y después seguirá siendo necesario incentivar la renovación de un parque de vehículos todavía muy envejecido.