Crónica bursátil

El euro toca máximos de agosto de 2015 y copa todos los focos

Australiano reflejado en un monitor de Sydney.
Australiano reflejado en un monitor de Sydney. REUTERS

Día 2 de mayo, festivo en varias comunidades autónomas españolas, pero no en la Bolsa. Al menos, no sobre el papel, pese a que la ausencia mayoritaria de analistas y el bajo volumen negociado invitasen a pesar lo contrario. Con los inversores medio dormidos, el selectivo no consiguió aprovechar la jornada y, aunque ligeras, continuó con las pérdidas de la pasada semana corrigiendo un ligerísimo 0,04%, hasta los 9.022 puntos.

IBEX 35 9.610,70 0,28%

Pese a ello, la verdadera acción se vivió hoy en el mercado de divisas en el que el dólar, al calor de los malos resultados macro presentados en Estados Unidos, se deprecio notablemente para llevar al tipo de cambio con el euro a niveles de máximos de octubre de 2015. En lo que va de año, un ejercicio en el que muchos analistas estiman que las monedas alcanzarán la igualdad, el euro se ha fortalecido un 6% y se cambia ya a 1,15 billetes verdes frente a los pronósticos.

Société Générale ha puesto el techo a la moneda comunitaria en los 1,18 dólares, registro a partir del cual aconseja a sus clientes tomar posiciones cortas esperando una nueva depreciación del euro. Y es que todo se reduce a las expectativas de cuándo y con qué intensidad acometerá Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal de EE UU, el proceso de normalización de los tipos de interés desde que en diciembre los alzara a la cota entre 0,25 y 0,5 por primera vez en casi 10 años.

El PMI manufacturero se mantuvo en línea con lo que esperaban los analistas, al situarse en los 50,8 puntos, mismo dato que registró un mes antes. Sin embargo, el ISM manufacturero decepcionó ampliamente al mercado. El consenso de analistas esperaba que durante el mes de abril cerrara en los 51,4 puntos frente a los 50,4 que registró. Los datos parecen apuntar a que la economía estadounidense no termina de carburar y lleva a los inversores a especular con la idea de que la Reserva Federal retrase aún más la subida de tipos, debilitando su moneda.

De poco sirvió que el ISM de los consumidores registrara un fuerte ascenso en el mes de abril, hasta los 59 puntos frente a los 52 que esperaban los expertos y los 51,5 puntos alcanzados un mes antes. El dólar decidió hacer un balance negativo de la situación y mantiene el camino contrario al que las grandes firmas imaginaban a comienzos de año.

Los bancos, que cotizaron en rojo a lo largo de toda la sesión, impidieron al Ibex acabar la sesión en ganancias pese al apoyo de Inditex que, con un subida del 1,62%, le proporcionó más de 15 puntos. En Europa, la sesión transcurrió por los mismos derroteros. El Dax alemán se anotó un 0,84%, el Cac avanzó un 0,31%, el Mib italiano se dejó un 0,97% y el Euro Stoxx 50 avanzó un 0,14%. No cotizó el Footsie que, por festivo, permaneció cerrado.

Por sectores, el gran beneficiado de la jornada fue el de las aseguradoras, que se anotó en el Stoxx 600, de referencia en Europa, una subida del 0,9%, con Allianz (2,9%) y Mapfre (2%) a la cabeza. Al otro lado del tablero se situó el sector bancario (-0,7%), segmento habitual este año de los puestos a la cola del índice europeo y que acumula ya un descenso del -17% en estos primeros meses de 2016.

En el mercado de la deuda, por su parte, el rojo fue el color predominante. El interés del bono español a 10 años cayó hasta el 1,580% desde el 1,593% previo. Además, la menor caída del interés de su homólogo alemán, que se sitúa en el 0,269% frente al 0,271% previo, permitió reducir la prima de riesgo española en 10 puntos básicos, situándola en los 131.