Clínicas dentales

Dentix asume 1.400 tratamientos derivados del cierre de Funnydent

La cadena asume tratamientos por un coste de alrededor de un millón de euros y además abrirá 100 clínicas y creará 1.000 puestos de trabajo

Ángel Lorenzo, presidente y fundador de Dentix.
Ángel Lorenzo, presidente y fundador de Dentix.

Dentix ha asumido casi 1.400 pacientes procedentes del cierre de la cadena de clínicas dentales Funnydent en enero de este año, tras llegar a un acuerdo con las financieras que habían costeado los tratamientos pendientes.

La cadena de clínicas dentales Dentix ha asumido la práctica totalidad de los tratamientos que se quedaron sin terminar y que habían sido financiados por los clientes de Funnydent, una empresa que cerró sus clínicas en enero de este año.

Apertura de 100 clínicas y 1.000 nuevos puestos de trabajo

Dentix se encuentra en un ambicioso proceso de crecimiento. En el 2015 contaba con 200 clínicas en cuatro países (170 en España, además de México, Colombia e Italia). “A final de año tendremos 300 en siete países”, aseguró el odontólogo Ángel Lorenzo, hijo de protésico dental y quien en 2011 solo contaba con cuatro consultorios. Eso supondrá alrededor de 1.000 nuevos puestos de trabajo. “Crecemos con un modelo de clínica propia”, apuntó, “lo hemos hecho a pulmón, con nuestros propios recursos provenientes de la facturación”. El pasado año, ingresó 258 millones de euros y atendió a 270.000 pacientes. En el primer trimestre de este año su facturación ha crecido un 46%. Este año abrirá sedes en Perú, Chile, Reino Unido y Ecuador. En total invertirá 70 millones, además de acordar con los grandes bancos el apalancamiento para seguir creciendo.

Así lo aseguró este jueves Ángel Lorenzo, presidente y dueño de Dentix, en un encuentro con la prensa. El pasado enero, la policía detuvo a Cristóbal López Vivar, propietarios de la clínicas de Funnydent, después de cerrar sin previo aviso todas sus clínicas y dejar a pacientes con intervenciones odontológicas sin acabar y con deudas pendientes de pago.

Dentix entonces decidió asumir esos clientes que habían financiado sus tratamientos, pero que se habían quedado sin la intervención médica, para lo que la empresa ha alcanzao un pacto con cuatro financieras que trabajaban con Funnydent.

Estas empresas, que financian créditos de consumo, reportaron a Dentix 1.863 casos en esta situación. De esos, la empresa de Lorenzo ha peritado satisfactoriamente 1.373 casos. El resto son personas con las que no se ha podido contactar, o que han recibido los tratamientos ya en otros clínicas pagándolo de su propio bolsillo, o que han declinado el servicio.

El acuerdo consiste en que los clientes siguen pagando sus créditos, pero las terapia la reciben ahora en las clínicas de Dentix, que a su vez asume una pérdida por la mitad del coste del tratamiento. Lorenzo calculó que supondría de alrededor de un millón de euros para la compañía.

A este caso de Funnydent, se suma el de Vitaldent, cuyo fundador, Ernesto Colman, permanece en prisión desde febrero por supuestamente mover parte de la facturación en dinero negro, aunque esas clínicas siguen funcionando. “La imagen de los dentistas ha empeorado”, reconoció Lorenzo.

Con la medida, Dentix quiere demostrar que las empresas “se preocupan por la salud” del paciente. Además, avanzó que se ha reunido con partidos políticos y Administraciones para proponer la creación de un fondo de garantía que proteja a los pacientes en estos casos, a través de unas reservas que deberían aportar las clínicas.