Blogs por Alexis Ortega

El susto quedó en menos

Si bien la decepción por la reunión de la OPEP en Doha del domingo, dio lugar a que las bolsas europeas iniciaran una sesión a la baja, se animaron a lo largo del día al ritmo que el precio del crudo moderaba sus caídas. Los principales índices mostraban pérdidas cuando Wall Street comenzó la negociación para acabar la misma con ligeras ganancias.

Los principales países productores de petróleo se reunieron el fin de semana para llegar a un acuerdo que estabilice la producción y no han logrado llegar a un consenso. La reacción del precio del petróleo fue inmediata llegando a caer casi un 6%. Sin embargo, la situación mejoró a lo largo de la mañana. A ello contribuyó la sensación de que las principales economías muestran una mejora económica en el primer trimestre lo que reduce el riesgo de una recesión global y, por lo tanto, de un mayor "gap" entre oferta y demanda de petróleo. El IBEX en línea con los principales índices europeos, cerró en máximos de la jornada: en los 8.881 puntos (+0,36). Por desgracia, el volumen negociado ha estado por debajo de la media.

Por la tarde, el presidente de la Reserva Federal de Nueva York, William Dudley (con derecho a voto en el FOMC), indicaba que las condiciones económicas en EE.UU. son "mayormente favorables" pero que mantiene la cautela al proceso de subida de los tipos de interés ("normalización) porque aún quedan amenazas: "Los ajustes de política probablemente serán graduales y cautos, ya que seguimos frente a incertidumbres significativas y no se han desvanecido por completo los factores adversos al crecimiento que surgieron de la crisis financiera". Del mismo modo, afirmó que confía en que la inflación se acelerará hacia el objetivo del 2,0% en los próximos años y que "las condiciones económicas finalmente justifican el inicio de una normalización en la política monetaria de Estados Unidos". No parece probable que vaya a haber una subida de tipos en los EEUU el 27 de abril.

William Dudley parece convertirse así en un firme aliado del reciente discurso de la presidenta de la FED, Janet Yellen que parece querer justificar este rocambolesco proceso de "normalización" que combina a la perfección el actual "freno", la decisión de diciembre (una subida ahora y cuatro a lo largo del 2016), una rebaja de las tasas de crecimiento prevista y un mensaje optimista sobre la marcha de la economía. De aquí a empezar a considerar un error la subida de tipos de interés diciembre, puede quedar un paso.

Sin embargo, la re­vi­sión a la baja por el FMI de las ex­pec­ta­tivas de cre­ci­miento mun­dial y el fracaso de Doha parecen no hacer mella en el mercado. La única re­fe­rencia ‘macro’ sig­ni­fi­ca­tiva que se conoció ayer fue el ín­dice de con­fianza de la NAHB (Aso­cia­ción Na­cional de Pro­mo­tores y Cons­truc­tores) de abril que si bien no mejoró, tampoco defraudó (se mantuvo en 58). Por otra parte, se ad­vierte tam­bién cierto op­ti­mismo ante el men­saje de Mario Draghi, este jueves tras la reunión del BCE.

Normas
Entra en El País para participar