Editorial

La banca más europea de Europa

La oferta pública de adquisición que Caixabank ha lanzado para tratar de cerrar el conflicto abierto en el banco portugués BPI, bloqueado por un endiablado sistema de blindajes intencionadamente autorizado hasta ahora por el Gobierno de Lisboa, colocará a la banca española con abultada presencia en el negocio financiero del país ibérico, con un 30% del balance, muy cerca de la posición de las propias firmas lusas. Los bancos españoles que han tomado sus posiciones en Portugal son líderes en España (Caixabank) y en Europa (Santander), y su apuesta es clara por mejorar la rentabilidad de las firmas portuguesas, y bien podrían elevar su presencia en el mercado del país vecino si la subasta venidera de Novo Banco sonriese a los postulantes españoles.
Aunque los agentes económicos lusos ven con cierta reserva el avance de las entidades españoles en su economía, hay que recordar que el capital no tiene nacionalidad en un mundo globalizado, y que con esta circunstancia, Portugal pasa por tener la banca más europea de toda Europa. En ningún otro miembro de la zona euro hay tanta presencia de banca extranjera, pero europea, como en Portugal, y puede servir de verdadero ejemplo de integración bancaria, una asignatura que todos los demás países suspenden de largo.