Banca

Sabadell rompe el mercado con hipotecas fijas al 1,75%

Propone a sus mejores clientes que cambien sus hipotecas a tipo variable por otras a tipo fijo

Josep Oliú, presidente de Banco Sabadell.
Josep Oliú, presidente de Banco Sabadell.

Banco Sabadell se ha convertido en el más firme defensor de las hipotecas a tipo fijo. La entidad presidida por Josep Oliú fue la primera en empezar a dar la batalla en esta tipología de préstamos. Con la perspectiva de varios años con los tipos oficiales cercanos al 0%, y desactivadas las cláusulas suelo, la entidad está intensificando su estrategia para migrar sus carteras de préstamos a tipo variable hacia otros a tipos constantes.

El banco está contactando con sus mejores clientes y ofreciéndoles realizar una novación de sus hipotecas para que estas tengan un tipo de interés fijo vigente por toda la vida del préstamo. El tipo ofrecido llega a ser del 1,75% TAE para préstamos que tienen por delante 15 años de amortizaciones. En algunos casos, los intereses pueden ser algo inferiores.

Fuentes de Banco Sabadell explican que el tipo fijo genérico para hipotecas a 10 años es del 2,15%, y del 2,50% cuando la vida del préstamo es de 20 años. “Cuando se trata de buenos clientes, que han demostrado que cumplen con sus compromisos de pago y tienen un cierto nivel de vinculación, desde el banco se les propone mejores tipos”, apuntan.

El 41% de nuevos créditos, a tipo fijo

El 41% de las nuevas hipotecas se contrata a tipo fijo, con un periodo inicial a un interés constante superior a un año, en una tendencia que se mantiene como solución salomónica de los bancos ante la caída del euríbor a niveles históricamente bajos. Estos datos los ofrece la Asociación Hipotecaria Española (AHE) y corresponden a febrero de este año. Las entidades ofrecen a sus clientes tipos fijos para frenar el descenso de sus márgenes por la caída del euríbor, que en febrero y marzo se situó en terreno negativo. Además, los hipotecados buscan estabilidad en su cuota hipotecaria. Ahora bien, sólo el 8,5% de las nuevas hipotecas son a tipo fijo durante más de 10 años, mientras que el 32,9% mantiene un interés invariable inicial hasta un máximo de 10 años. El restante 58,6% contrata su hipoteca a tipos variables, con revisión anual del tipo de interés.

De la oferta hipotecaria genérica, ninguna llega a publicitar tipos fijos tan bajos. BBVA lanzó recientemente uno de los productos más atractivos, con TAE del 1,9%, pero el cliente debía tener la máxima vinculación con el banco (domiciliación de la nómina, seguro de hogar, seguro de vida, tarjeta de crédito y aportación a planes de pensiones).

Bankinter, que también está haciendo una potente campaña con su hipoteca a tipo fijo, ha pasado del 1,95 TAE para créditos de hasta 10 años, a reducirlo hasta el 1,80% TAE. Al igual que BBVA, este tipo exige la un alto grado de vinculación con la entidad.

  • La mitad de los nuevos préstamos

De acuerdo con los datos ofrecidos por Banco Sabadell, más de la mitad de los nuevos créditos hipotecarios concedidos tienen ya un tipo de interés fijo. Este dato supera al de la media de mercado, que en nuevas contrataciones presenta una tasa de hipotecas fijas del 41%.

“Creemos que los créditos con un tipo constante son positivos para el cliente, porque puede olvidarse para siempre de si en el futuro volverán a subir los tipos de interés”, apuntan desde la entidad. “Es una forma de eliminar la incertidumbre, al tiempo que se mantiene un tipo de interés muy atractivo. Aún así, siempre dejamos plena libertad al cliente para que decida por qué tipo de hipoteca prefiere”.

La caída de los tipos de interés aplicados por los bancos en las hipotecas ha sido drástica. Desde que el Banco Central Europeo (BCE) empezó a aplicar sus políticas monetarias para bajar el precio oficial del dinero al 0%, el euríbor, que es tipo de referencia que se aplica en este tipo de operaciones, ha caído en picado. Hace tan solo tres ejercicios, en marzo de 2013, el tipo de interés que se aplicaba por término medio a los créditos para la compraventa de viviendas que tenían una vigencia superior a los 10 años (la mayoría) era del 5,861%, de acuerdo con los datos ofrecidos por el Banco de España. Ahora, de acuerdo con el último dato disponible, ese tipo de interés de las nuevas operaciones ha caído a la mitad, hasta 2,674 (febrero de 2016).

Además del factor de la caída del euríbor, que ha estrechado muchísimo los márgenes que tiene la banca para obtener dinero prestando dinero, también han influido las sucesivas sentencias que han obligado al sector a eliminar, o al menos reducir al máximo, la aplicación de cláusulas suelo, que impedían que el tipo aplicado a las hipotecas bajara de un cierto nivel, con independencia de lo que sucediera con el euríbor.

  • La polémica de las clausulas suelo

El primer fallo que obligó a cambiar la política sobre cláusulas suelo se produjo en 2013, cuando el Tribunal Supremo estableció que BBVA, Cajamar y Novagalicia (hoy Abanca) habían comercializado hipotecas incluyendo este tipo de condiciones contractuales, de forma poco transparente. Su reacción fue retirar por completo sus cláusulas suelo. El Alto Tribunal ha decretado lo mismo para Banco Popular, y un juzgado de Madrid ha exigido a 40 bancos que devuelvan lo cobrado por cláusulas suelo indebidamente. Desde Banco Sabadell siempre han defendido que incluyeron este tipo de cláusulas informando adecuadamente a sus clientes.