Operación en Madrid

Mario Conde, detenido por repatriar el dinero de Banesto desde Suiza

El caso Banesto vuelve a la primera línea. La Guardia Civil ha detenido esta mañana, en el transcurso de una operación en la que se han llevado a cabo varios registros, al expresidente de la entidad financiera, Mario Conde (de 68 años de edad), acusado de llevar meses repatriando desde Suiza y otros países como Reino Unido el dinero del banco del que se apropió a finales de los años 80 y comienzos de los 90. Entre otras infracciones penales, se investigan posibles delitos de blanqueo de capitales y falsedad.

Catalá: si se ha detenido a Conde es porque “habrá fundamento”

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha valorado este lunes la detención por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz del exbanquero Mario Conde, que ha conocido durante su intervención en los desayunos de Europa Press, y donde se ha limitado a valorar la actuación de las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado al carecer de información al respecto.

"Si se ha producido esa actuación es porque detrás hay fundamento”, ha indicado tras conocer la detención.

Además de Conde, la Guardia Civil ha detenido a otras siete personas de su entorno, entre ellas, sus dos hijos (Mario y Alejandra). También han sido arrestados el marido de Alejandra Conde, como el marido de ésta, Fernando Guasch, a Francisco Javier de la Vega, Francisco de Asís Cuesta, Roland Stanek y María Cristina Álvarez Fernández.. Según fuentes de las pesquisas citadas por el diario El País, Conde habría logrado traerse a España en los últimos años cerca de 10 millones de euros. 

Este diario explica que la operación contra Conde y su entorno la está desarrollando la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil bajo la supervisión de la Fiscalía Anticorrupción y de la Audiencia Nacional. 

El expresidente de Banesto llevaba desde 1999 blanqueando dinero que habría provenido de las cantidades apropiadas y no encontradas de la entidad bancaria, de la que calculan que se llevó alrededor de 900 millones de pesetas (5,4 millones de euros). Fuentes jurídicas consultadas por la agencia Efe sostienen que Conde habría un entramado de sociedades en el extranjero para repatriar ese dinero, un procedimiento que inició en 1999.

Su manera de operar era ir transfiriendo poco a poco diferentes cantidades, que variaban en función a los gastos personales que quería acometer, a sociedades creadas en España a través de testaferros. Las sociedades en España estaban a nombre de terceras personas y el dinero se traía a través de préstamos, ampliaciones de capital e ingresos en efectivo.

  • Historia

El banquero gallego fue condenado a 20 años de prisión por el Tribunal Supremo. El escándalo financiero había estallado en diciembre de 1993, cuando el Banco de España intervino la entidad por el agujero patrimonial superior a 2.700 millones de euros que presentaba. Mario Conde, de 67 años, fue condenado por apropiación indebida, estafa y falsedad por su gestión cuando era máximo responsable de Banesto.

Seis años después de asumir la presidencia Conde, Banesto informaba de que se habían perdido 4.965 millones de pesetas (29,8 millones de euros). El día de los Inocentes de aquel año, el Banco de España intervino la entidad y destituyó a Conde y al consejo de administración tras detectar un “agujero” de 600.000 millones de pesetas (36.000 millones de euros).

Fotografía de archivo fechada en 2009 del expresidente de Banesto Mario Conde. ampliar foto
Fotografía de archivo fechada en 2009 del expresidente de Banesto Mario Conde. EFE

Conde cumplió 11 de sus 20 años de condena, tras acceder al tercer grado penitenciario en 2005. En su día, aparte de otras cuestiones, el juez valoró que el exbanquero había empezado a devolver el dinero sustraído del banco. Se suponía que tenía que devolver 15 millones: entregó 1,5 millones poco antes de acceder al tercer grado. Junto a él, también por el caso Banesto, fue condenado su entonces hombre de confianza en Banesto, Arturo Romaní. Este devolvió seis de ocho millones de los que se apropió.

Conde dejó de devolver dinero al salir de la cárcel. Y no solo eso. Además de regresar a las mismas fincas de las que disponía antes de ingresar en prisión (a pesar de que la sentencia estableció que se decomisasen sus inmuebles), comenzó a llevar a cabo inversiones, como la cadena de televisión Intereconomía. En este sentido, fue capital que el juez olvidase pedir a los respectivos registros oficiales que hiciesen anotaciones preventivas de embargo