Denuncia del sindicato CSIF

Cada día agreden al menos a un funcionario en España

Las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo, con 326 casos de diferentes agresiones, están entre los puntos más calientes.

En total, en 2015 hubo más de medio millar de estas incidencias.

Una mujer es atendida en una oficina del servicio público de empleo de Castilla y León.
Una mujer es atendida en una oficina del servicio público de empleo de Castilla y León.

La oficinas de los Servicios Públicos de Empleo (SEPE) de toda España registraron el pasado año 326 casos de situaciones violentas o agresiones a empleados públicos, esto supone un incremento del 56% respecto a los 208 casos contabilizados en 2014, según ha denunciado hoy el sindicato de funcionarios CSIF.

Las oficinas del SEPE (antiguo Inem) son el punto más caliente en materia de agresiones y el único departamento que cuenta con un protocolo que contabiliza de manera sistemática estos casos. Pero estas cifras hay que añadir las situaciones violentas vividas por otros ámbitos de la Administración como la Seguridad Social, la Inspección de Trabajo, o profesionales como evaluadores médicos de bajas laborales; encuestadores personales del Instituto Nacional de Estadística o examinadores de tráfico.

Con todo ello,el número de agresiones sufridas el pasado año se eleva a medio millar, o lo que es lo mismo: cada día del pasado año agredieron, al menos, a un empleado público en España, según CSIF.

En concreto, el SEPE registra como incidentes de este tipo los casos de violencia física y verbal; los insultos; las descalificaciones; amenazas y daños contra el mobiliario de oficina. Estos incidentes, han ido en aumento continuado desde 2012. Y, por provincias, las Direcciones Provinciales que han realizado más comunicaciones en 2015 han sido: Barcelona (con 81 casos denunciados), Zaragoza (47), Madrid (29), Málaga (29), Tarragona (25) y Cádiz (21).

En esta situación, CESIF, denuncia que "tres de cada diez oficinas carecen de personal de vigilancia" a pesar de estar calificadas algunas de ellas como "oficinas críticas" por su falta de espacio o privacidad.

En cuanto al tipo de agresión, el SEPE informa que tres de cada cuatro fueron de carácter verbal (insultos, amenazas o gritos); un 2,8%, físicas (golpes en la mesa, arrojo de objetos); un 0,3% golpes al trabajador; un 3,7%, agresión física y verbal (hacia el trabajador) y un 16,6%, verbal y física (contra el mobiliario).

Más de la mitad de los casos de violencia (el 66%) se dirigieron contra mujeres. Además en el 24% de los casos debió intervenir la empresa de seguridad; en un 10,5%, las fuerzas de orden público y en un 19% de estas ocasiones, ambos.

Pese esto, desde CSIF han insistitdo hoy que la mayoría de las agresiones que se producen "siguen sin salir a la luz"